lunes 24 de junio de 2024

Ciencia

Teoría: “Nunca has tocado nada”

Néstor Vidal habla sobre la teoría que indica que lo que percibimos por el tacto en realidad no lo tocamos, ni nada nos toca a nosotros.

domingo 28 de abril de 2024
Teoría: “Nunca has tocado nada”
Foto: ilustrativa.
Foto: ilustrativa.

Gracias a la ciencia, el ser humano ha conseguido conocer mejor el mundo que lo rodea. Pero lamentablemente tiene por ahora sus limitaciones, ya lo dijo Albert Einstein: “Ni todo lo que existe se puede demostrar, ni todo lo que se puede demostrar existe”.

La teoría del "Nada toca Nada" quiere decir que lo que percibimos por el tacto en realidad no lo tocamos, ni nada nos toca a nosotros.

Entonces decimos que no hay contacto físico. En realidad, son las cargas eléctricas de la mano influyendo en las cargas eléctricas de lo que tocamos. Todo es resultado de la interacción de campos eléctricos y en efecto ningún átomo de cualquier objeto puede tocarse con otro.

Los átomos tienen cargas positivas en su núcleo y están rodeados de una turbia nube de electrones con carga negativa, estos son los responsables de que nunca se toquen los núcleos. Siempre habrá un espacio entre ellos. 

Cuando 2 átomos se intentan tocar, es la fuerza electromagnética que hace repulsión en los electrones y los mantiene separados. No importa con cuanta fuerza empujemos, no podremos ponerlos en contacto. Aun estando parados en el piso realmente estamos siendo soportados por esta fuerza (electromagnética), entonces y esto quiere decir que, no estamos tocando el piso, los átomos de nuestro pie nunca tocan los del suelo.

¿Y, pero si nada toca nada, entonces, como logramos cortar cosas por la mitad? No lo hacen, todo lo que están haciendo es separar, imaginemos una pileta llena de pelotas donde al entrar solo se están separando unas de otras.

Ahora ¿Cómo y por qué sentimos los objetos que tocamos si en verdad “nunca” lo hacemos? Se trata de una reacción en cadena. El átomo “empuja” con su carga eléctrica al otro átomo que quiere "tocar", este empuja a los átomos posibles para llegar al nervio sensorial quien a su vez avisa al cerebro que tenemos un objeto. Pero que quede en claro que los átomos nunca hicieron contacto.


Por eso decimos que Nada toca nada. Así, la próxima vez que besemos a alguien tendremos que recordar que en ningún momento nuestros labios hicieron contacto, todo fue una ilusión de la misma realidad.

"En la escala atómica los objetos no se tocan en verdad, cada átomo tiene un núcleo diminuto en su centro rodeado de una nube de electrones, cuando los átomos se acercan entre si las nubes de electrones se alejan una de las otras.

Mas del 99,9 % de la materia de cualquier átomo se concentra en su núcleo, y el núcleo está rodeado por una nube de electrones que produce un campo de fuerza invisible que actúa como un amortiguador-.  

Por ello si en este momento estás tocando tu teléfono en la mano o tocando el teclado de tu computadora para poder leer este artículo, no te equivoques, ya que no estás tocando nada. Eso se llama "impenetrabilidad de la materia”.

En resumidas cuentas, nunca hemos tocado nada, pero realmente sí lo hemos tocado todo. Simplemente tocar, a nivel fundamental, consiste en la interacción por intercambio de partículas mensajeras entre nuestras partículas y las del objeto tocado. No existe otro tipo de interacción, todas las fuerzas son «a distancia» (entendiendo que son mediadas por partículas mensajeras).  

Este profesional es adepto a la prestigiosa e invaluable “Biblioteca Leo Falicov del Instituto Balseiro en el Centro Atómico Bariloche”.

Te puede interesar
Últimas noticias
MÁS VISTAS