miércoles 17 de abril de 2024

Seguridad Vial

Festeja y disfrutá sin acelerar

En estas época donde nuestras emociones y sentimientos están más a flor de piel, somos más sensibles, para lo bueno y para los no tan bueno también.

domingo 31 de diciembre de 2023
Festeja y disfrutá sin acelerar
Al momento de conducir siempre debe ser nuestra mente racional, y la emocional de copiloto para ayudar, Foto: archivo.
Al momento de conducir siempre debe ser nuestra mente racional, y la emocional de copiloto para ayudar, Foto: archivo.
 Por Néstor Vidal*

Queridos vecinos barilochenses, se acerca el nuevo año, con alegría y expectativas renovadas. ¡Y para muchos llegan las vacaciones!  Conducí a tu destino con tranquilidad, para poder disfrutar

En estas época donde nuestras emociones y sentimientos están más a flor de piel, somos más sensibles, para lo bueno y para los no tan bueno también. Es una época de mucha movilidad y tránsito, de fiestas y cenas, de desplazamientos a ver a la familia, de compras, aglomeraciones, etc.

Por ello es especialmente importante replantearnos nuestra forma y estilo de conducción en estas fechas, nuestra actitud al volante y en la calle o rutas, y en todo ello las emociones juegan un papel esencial en ello.

Tené presente que a una mayor velocidad mayor es el tiempo y la distancia que se necesita para detener el vehículo y más graves las consecuencias en caso de choque o vuelco, ante cualquier falla mecánica, el reventón de un neumático, una mala maniobra de otro conductor o cualquier otro imprevisto.

La velocidad máxima permitida por las señales o la reglamentación no es siempre la más segura. Es necesario adecuar la velocidad a las circunstancias del camino.

Una conocida frase dice que “no vemos las cosas como son y como están, sino como somos y estamos”. Llevamos unos filtros mentales que nos hacen percibir la realidad de una determinada manera: la misma situación hay personas que la perciben en positivo, y otras personas la perciben en negativo, y por eso se enojan a menudo. Básicamente nos encontramos con estos tipos de filtros mentales durante la conducción: unos nos ayudan y otros nos dificultan.

Nosotros no podemos elegir nuestras emociones, no podemos elegir ni prever muchas cosas que ocurren en la calles, rutas o vías por donde transitamos, ni los percances, ni la actitud de los otros conductores.

Las nuevas tecnologías nos permiten elegir la mejor ruta en tiempo real, con Google Maps, por ejemplo, pero no podemos elegir muchas cosas que ocurren en la conducción de cada día. Ahora bien, sí podemos elegir una cosa: podemos elegir cómo gestionar nuestras emociones, podemos elegir que ellas no conducen, conduce nuestra mente racional, y las emociones, siempre, en el asiento del copiloto, o de pasajeras.

En este sentido, hay dos tipos de personas, y dos tipos de conductores: los proactivos y los reactivos. El conductor proactivo es flexible y adapta su modo de conducir a las circunstancias. Conduce eficazmente bajo presión, es paciente, tiene en cuenta a los otros conductores, se pone en su lugar, no se deja llevar por las provocaciones.

El conductor reactivo es todo lo contrario: impaciente, se enfurece en seguida y se disparan sus revoluciones mentales, deja que manejen sus emociones, no tiene paciencia ni empatía con los demás conductores. Y, por tanto, provoca fácilmente riesgos para sí mismo y para los demás. Riesgos que muchas veces terminan en el hospital, una infracción de tránsito o con una causa judicial.

Al momento de conducir siempre debe ser nuestra mente racional, y la emocional de copiloto para ayudar, trabajando en equipo con nuestra capacidad ejecutiva, más propia de la mente racional, del hemisferio izquierdo.

Finalmente, el alcohol

Es Inevitable que en estas épocas de festividades en los almuerzo y cenas este presente la ingesta de alcohol, hecho totalmente incompatible con la conducción vehicular. Es decir, no debes manejar el automóvil o la motocicleta si ha consumido alcohol, aunque sea lo más mínimo.

Consejo: no consumir alcohol en ninguna circunstancia. 

“Este fin de año es un buen momento no sólo para parecer buenas personas, sino para serlo de verdad: también al volante de nuestros autos.”

**“Centro de Investigación Forense y Tecnología del Tránsito”.

Te puede interesar
Últimas noticias
MÁS VISTAS