domingo 14 de abril de 2024

Relatos

Cuchillos con historia: Sable de Granaderos

Columna semanal de Edgardo Suárez, quien nos cuenta la historia de un arma blanca, para los coleccionistas y amantes de los filos

domingo 31 de marzo de 2024
Cuchillos con historia: Sable de Granaderos
Edgardo Suárez es historiador, forjador de cuchillos y ex combatiente de Malvinas. Foto: ilustrativa Marcelo Martínez.
Edgardo Suárez es historiador, forjador de cuchillos y ex combatiente de Malvinas. Foto: ilustrativa Marcelo Martínez.

Por Edgardo Suárez*

Amigos de "Cuchillos con historia", les comenté la semana pasada que describiría todos los sables que se usaron y se usan en nuestras fuerzas Armadas, con la columna semanal de todos los domingos,

La semana pasada fue el sable Corvo de San Martin. Cuando uno habla de los sables que usaron los granaderos, se cree que solamente se hace referencia al sable Corvo y Másaún, los sables que usan los granaderos en la actualidad, es el sable de caballería modelo 1898 o también conocido como el sable Riccheri.

El sable usado por los granaderos de San Martin, es el sable ligero de caballería inglés modelo 1796, era  conocido como sable de estribo por la protección en el guardamano que tenía el aspecto de un estribo, fue el precursor del sable modelo 1811, de origen prusiano llamado sable Blucher.

Sable que usaron los granaderos de San Martin, se observa la forma de la empuñadura tipo estribo. Foto: Edgardo Suárez.

 

La fábrica de estos sables se montó en Colonia Caroya en Córdoba en un convento jesuítico por los años 1813, estaba a cargo del Maestro mayor armero, Manuel Rivera, los Realistas menospreciaban la calidad de los Sables y San Martin dejo que la noticia se corriera, usándola a su favor, en Argentina se los conoce como “sable Latón “

Se le da ese nombre por la chapa de la vaina que estaba hecha diríamos de lata con una chapa de baja calidad, pero lo que realmente servía era la calidad del acero de la hoja del sable

San Martin se ocupó de revisar sable por sable el filo de los mismos, su obsesión por el corte de los sables era tal que ponía a barberos a afilar los sables, la consigna principal de un granadero en batalla era que tenía que decapitar al enemigo de un solo golpe o partirlo en dos como decía el,

De hecho en la batalla de Coimas, encontraron cadáveres cortados en dos y decapitados también de un solo golpe, dejando a unos pocos vivos para que cuente lo terrorífico de los sables de latón, esos que no servían para nada. 

Imágenes de la empuñadura. Foto: Edgardo Suárez.

Realmente un sable formidable para el combate, su hoja ancha y su robustez lo hacían un sable muy fuerte para el choque con otras armas, aparte no nos olvidemos que los granaderos eran elegidos por su altura y potencia, lo que en la actualidad serían comandos

Su peso rondaba en 1 kg, y su largo de hoja unos 85 cm, que con la empuñadura rondaría en los 100 cm, realmente un sable ágil y te permitía estar alejado de tu enemigo

Bueno mis amigos espero haya sido de su agrado el sable Inglés con aire prusiano, el sable Corvo, fue y será uno solo, es el que uso el General y recuerden siempre el sable de los granaderos de San Martin es el  “Sable Latón”.

 

¡Gracias!

 

Edgardo Hugo Suárez

Coleccionista e Historiador 

Forjador de cuchillos 

Instagram: @cuchillosedgardo

Te puede interesar
Últimas noticias
MÁS VISTAS