lunes 22 de abril de 2024

Destrato

Augusto lucha contra la burocracia de Ipross para obtener su medicación oncológica

A pesar de las promesas de la obra social de la provincia, el joven barilochense enfrenta obstáculos constantes para acceder a su medicación para el tratamiento de la leucemia.

miércoles 20 de marzo de 2024
Augusto lucha contra la burocracia de Ipross para obtener su medicación oncológica
La medicación de Augusto tiene un costo de 21 millones de pesos por 30 comprimidos. Foto: archivo
La medicación de Augusto tiene un costo de 21 millones de pesos por 30 comprimidos. Foto: archivo

Nuevamente la obra social de la provincia, IPROSS, se encuentra en el ojo de la tormenta debido al caso de Augusto, un joven de 29 años cuya batalla contra la leucemia mieloide crónica se ve agravada por los desafíos burocráticos. Diagnosticado desde los 7 años, Augusto vivió casi toda su vida bajo la sombra de esta enfermedad, encontrando esperanza en un tratamiento efectivo que ahora se ve amenazado por la ineficacia administrativa y la falta de cobertura financiera.

Después de años de buscar una solución viable a su condición, Augusto descubrió el medicamento Ponatinib, un inhibidor de la tirosin-quinasa que demostró ser la única opción efectiva para mantener su enfermedad bajo control. Sin embargo, el alto costo de este tratamiento, estimado en más de 21 millones de pesos al mes, puso a Augusto y a su familia en una posición precaria, dependiendo completamente de la cobertura de su obra social, que hasta ahora falló en proporcionar el medicamento de manera consistente.

La situación llegó a un punto crítico este mes cuando, con solo dos dosis restantes y después de recibir promesas vacías de IPROSS sobre la disponibilidad del medicamento, Augusto se encontró una vez más en riesgo de interrumpir su tratamiento. En enero, una situación similar fue resuelta temporalmente después de la intervención de este medio y la presentación de un recurso legal, pero el problema resurgió, evidenciando una falla sistémica en la provisión de cuidados esenciales de salud.

La familia de Augusto, desesperada, presentó un nuevo recurso de amparo contra IPROSS, resultando en una orden judicial que obliga a la obra social a entregar la medicación en un plazo de 24 horas, bajo pena de un embargo de fondos. Esta medida legal refleja la urgencia y gravedad de la situación, subrayando la lucha continua de los pacientes por asegurar sus derechos a la salud frente a las deficiencias del sistema.

La doctora Julieta Pasquali, quien trata a Augusto, recalcó la importancia del acceso ininterrumpido de Ponatinib, no solo para la supervivencia del joven, sino para asegurar una calidad de vida que la leucemia mieloide crónica, de otra manera, comprometería severamente. "Este es un tratamiento que no se puede interrumpir. A medida que uno va interrumpiendo el tratamiento, la enfermedad muta", concluyó.

"Estamos cansados de las mentiras y de que jueguen con nuestras esperanzas", finalizó la madre del joven, buscando respuestas por parte de la obra social. (ANB)

Te puede interesar
Últimas noticias