lunes 24 de junio de 2024

Parte médico

El joven con hantavirus sigue en terapia intensiva pero “con evolución satisfactoria”

Si bien continúa en estado grave, hubo una evolución clínica que los médicos calificaron como “satisfactoria”.

jueves 09 de mayo de 2024
El joven con hantavirus sigue en terapia intensiva pero “con evolución satisfactoria”
El joven lleva nueve días internado por hantavirus. Foto: archivo Marcelo Martínez.
El joven lleva nueve días internado por hantavirus. Foto: archivo Marcelo Martínez.

El joven de 30 años que se contagió hantavirus, continúa internado en el hospital zonal en terapia intensiva y estado grave, aunque el parte médico de este jueves indicó que presenta una “evolución clínica satisfactoria”.

Hace nueve días que el joven se encuentra internado luego de haber ingresado en grave estado, con hantavirus positivo.

El joven vive en Bariloche, aunque también realiza tareas rurales en un campo de la región, por lo que no se pudo determinar todavía dónde podría haberse contagiado el virus transmitido por los roedores infectados.

Días atrás, en diálogo con ANB, el médico Víctor Parodi del hospital zonal, indicó que había al menos cuatro personas aisladas por haber tenido contacto estrecho con el muchacho que se encuentra internado.

Afortunadamente, por el momento, ninguno de los contactos presentó síntomas aunque el período estimado del aislamiento es de unos 45 días.

Síntomas y prevención 

El hanta se contrae por la inhalación de las partículas de virus que provienen de los excrementos de los roedores, por eso es considerada una zoonosis -enfermedad transmitidas al hombre a través de los animales- al igual que la leptospirosis y la psitacosis. 

Al principio se inicia como un síndrome gripal, con fiebre, astenia, mialgias, cefalea, tos y vómitos, y en pocos días evoluciona con una notable dificultad respiratoria. Por eso, recomiendan que las personas en contacto con roedores que desarrollen una enfermedad febril o respiratoria dentro de los 45 días de la última potencial exposición deben solicitar atención inmediata e informar al médico del riesgo posible de infección.

La prevención de la enfermedad consiste en la higiene ambiental, impidiendo la acumulación de basura. Entre las principales medidas a tener en cuenta figuran: reducir la disponibilidad de las fuentes de comida y anidamiento usados por los roedores dentro de la casa y guardar los alimentos cubiertos y almacenados en recipientes de metal o de plástico grueso con tapa firmemente ajustada. 

Asimismo, antes de limpiar los ambientes en los que pudo haber ratas, se debe ventilar el lugar, rociar con lavandina para inactivar cualquier virus que hubiera y, luego, limpiar por baldeado. 

Finalmente, hay que evitar el barrido para no remover polvillo y generar aerosoles que pueden tener partículas del virus, y contraerlo así por inhalación. Se recomienda sellar todas las aberturas del hogar que posean un diámetro mayor o igual a medio centímetro.

Por su parte, para evitar el contagio de este tipo de enfermedades, en los paseos por los ambientes naturales hay que tener en cuenta las siguientes recomendaciones: 

  •  No ingresar a construcciones o refugios de montaña abandonados, caballerizas, galpones, leñeras, ni dormir al aire libre, ya que estos sitios son posibles moradas de roedores y además por las noches tienen mayor actividad.
  • Por el mismo motivo, acampar en las áreas habilitadas, en lugares alejados de pilas de leña, inmediaciones de basura o matas de mucha vegetación.
  • Utilizar carpas con piso y mantenerlas cerradas.
  • Colocar la comida en recipientes herméticos, que no puedan ser mordidos por roedores, y mantenerlos bien cerrados.
  • No dejar utensilios sin lavar, o restos de comida.
  • Los residuos orgánicos (restos de verduras y frutas) debe guardarse en un recipiente cerrado para regresar con ella.
  • Al retirarse, dejar limpio el lugar de acampe y llevarse los residuos siempre.
Te puede interesar
Últimas noticias
MÁS VISTAS