miércoles 12 de junio de 2024

Demografía

 Qué pasa con la súperpoblación

Según un modelo de las Naciones Unidas, la población mundial alcanzó una cifra récord el pasado 15 de noviembre del año 2022. Aunque la población humana ha aumentado muy rápido su crecimiento se está ralentizando y cada vez crece más despacio por lo que en pocas décadas empezará a disminuir progresivamente.

domingo 01 de enero de 2023
 Qué pasa con la súperpoblación

Por Néstor Vidal*

Según los modelos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la población mundial alcanzó los 8000 millones de habitantes el 15 de noviembre, apenas 12 años después de superar los 7000 millones. Hace menos de un siglo, el planeta sostenía a tan solo 2000 millones de personas.

La última actualización de la ONU sobre la población, publicada el pasado julio, también rebaja la predicción a largo plazo, que pasa de 11.000 millones de personas a 10.400 millones para el año 2100.

Los demógrafos nunca sabrán con certeza si el 15 de noviembre fue realmente el «día de los 8000 millones», como lo ha bautizado la ONU, pero sí que están de acuerdo en una cosa: aunque la población humana ha aumentado deprisa, su crecimiento se está desacelerando, y en pocas décadas empezará a disminuir.

«Es una cifra aproximada que sirve más que nada como hito simbólico», explica Patrick Gerland, quien dirige los estudios demográficos de la División de Población de la ONU. «Quizá la hayamos superado ya, o quizá nos falte un poco, pero es por esta época cuando la humanidad está llegando a los 8000 millones [de habitantes].»

A pesar de ser una aproximación, podría tratarse de la estimación más fiable que ha hecho la ONU hasta la fecha. La organización acaba de cambiar su forma de analizar los datos, pasando de usar intervalos de cinco años a intervalos anuales. Y, en las últimas décadas, la capacidad de muchos países para recopilar datos también ha experimentado una mejora constante.

Sin embargo, aún existen importantes incertidumbres, en especial en países con conflictos y crisis humanitarias como Somalia, Yemen y Siria. «La precisión de la información empírica subyacente varía muchísimo alrededor del mundo», afirma Gerland.

ESTIMACIONES DISCREPANTES

El rápido aumento de población que se produjo en el siglo XX fue propiciado por los avances en salud pública y medicina, los cuales permitieron que más niños sobrevivieran hasta la edad adulta. Al mismo tiempo, la tasa de fecundidad (definida como el número medio de hijos por mujer) se mantuvo alta en los países de renta baja.

Los demógrafos tienen especial interés en las tasas de fecundidad y el modo en que se espera que evolucionen, porque estos factores influyen en lo que pasará con la población mundial en el futuro. Por ejemplo, las notables divergencias observadas entre las predicciones de distintos modelos para el año 2100 se debieron, en gran parte, a las distintas tasas de fecundidad supuestas. Esos resultados predijeron un abanico de entre 8800 millones y casi 11.000 millones de personas para finales de siglo.

«Los ajustes en las tasas de fecundidad, por pequeños que sean, se van acumulando y, de repente, un país grande pasa a tener 100 millones de personas más dentro de 80 años», aclara Tomás Sobotka, investigador del Instituto de Demografía de Viena.

En el año 2018, el Instituto Internacional de Análisis Aplicado de Sistemas (IIASA) de Viena predijo que la población mundial rondaría los 9500 millones en el año 2100. El instituto ahora prepara una revisión, que incrementará esa cifra hasta los 10.000 o 10.100 millones. El cambio se debe al aumento de las tasas de supervivencia observada y prevista para los niños de los países de renta baja, justifica Sobotka. Otro factor son las mayores tasas de fecundidad estimadas para algunos países grandes, entre ellos Pakistán.

DATOS MÁS FIABLES

La principal causa que explica la nueva previsión de la ONU es que los datos de China son más fiables desde que terminó la política del hijo único en el año 2015. «Mientras duró esa política, siempre hubo discordancias entre las diferentes fuentes de datos de China», señala Gerland. Algunos padres no inscribían a su primer descendiente en el registro, en especial si habían tenido una hija, añade. Por eso, muchos niños no aparecían en las estadísticas oficiales hasta que empezaban la escuela. «Teníamos que recurrir a los datos educativos para obtener información más certera», declara.

Las predicciones de la ONU sugieren que la población de China ya ha llegado al máximo y que a partir de ahora disminuirá cada año, por lo menos hasta finales del siglo. «Los datos de China indican que en ese país ya hay más defunciones que nacimientos y, en esa situación, la población empezará a descender», incide Gerland.

Agradecimiento: A la División de Población de la ONU. Este Articulo está elaborado en base a la investigación de David Adam con permiso de Nature Research Group.

*Néstor Vidal, 22 años de experiencia en el campo de la Investigación Forense Técnica Científicas y de Nuevas Tecnologías, incluidos los mercados de automotriz, Biotecnología, Robótica, Inteligencia Artificial - “Centro de Investigación Forense y Nuevas Tecnologías” 

Te puede interesar
Últimas noticias
MÁS VISTAS