martes 31 de enero de 2023

Piden que se revoque la condena contra Paine por el crimen de Micaela Bravo

La mujer solicitó "que se me haga justicia también a mi" y sostuvo que "me perjudicaron a fuerza de mentiras".

martes 27 de diciembre de 2022
Piden que se revoque la condena contra Paine por el crimen de Micaela Bravo
Angélica Paine fue condenada a 12 años de prisión. Foto: archivo.
Angélica Paine fue condenada a 12 años de prisión. Foto: archivo.

A tres meses de que Angélica Paine haya sido condenada a 12 años de prisión por el crimen de Micaela Bravo, la defensa solicitó que se impugne la sentencia y se absuelva a la mujer por considerar que no hubo una correcta “valoración de la prueba” por parte del Tribunal.

La audiencia se realizó de manera virtual con la presencia de los jueces Miguel Cardella y Rita Custet Llambi que escucharon los agravios que detalló el defensor Marcos Ciciarello para solicitar que se revea la condena.

Para el abogado “lejos de analizar la prueba, se hicieron eco de las valoraciones de la fiscalía y fundaron su responsabilidad” en lo propuesto por la querella y el Ministerio Público Fiscal, según manifestó.

En este sentido, también remarcó que las partes “valoraron prueba sin perspectiva de género y se ignoró la violencia de género que padeció Micaela Bravo. La silenciaron, la ocultaron durante el juicio”, sostuvo.

Ciciarello desglosó las pruebas que presentó a lo largo del juicio contra la única imputada por el crimen ocurrido en 2016 e inquirió por hechos o pruebas que no fueron tenidas en cuenta a la hora de la sentencia.

“Hubo dos personas sospechosas: Patricio Vargas y Angélica Paine” señaló en relación a las primeras horas luego de la desaparición de Micaela, el 23 de marzo de 2016. Durante los primeros días, las miradas apuntaron al exmarido de la joven, aunque luego no hubo pruebas en su contra.

El abogado habló sobre un “intento de desviar la investigación” en el inicio de la misma, cuando todavía buscaban a la joven con vida. Sobre esto, puso énfasis en el día en que un grupo de búsqueda encontró una huella en una habitación del hotel abandonado de Villa Mascardi.

“Va la gente de Criminalística y levantan la huella. Cuando aparece Micaela, se realiza un peritaje de cotejo. Demuestran que la huella no tenía la secuencia que se tiene al caminar. Además, el calzado tenía compatibilidad con esa huella”, enumeró para demostrar la hipótesis de que la huella habría sido “plantada”.

El peritaje sobre esta huella encontrada en Mascardi, lo realizó una empleada policial de apellido Macedo, aunque el estudio luego fue objetado durante el juicio. “Antes nadie puso en duda el peritaje que hizo Macedo. Fue revisado por su jefe, nadie había cuestionado la veracidad”, remarcó Ciciarello.

Para el abogado, esta prueba “demuestra la inocencia porque daría cuenta de que la persona que plantó la huella tenía el cadáver de Micaela, era la misma zapatilla de la víctima”, sostuvo y remarcó que esto se halló “mientras estaba desaparecida”.

Además, recordó que “se encontró tierra dentro de la zapatilla que no tenía nada que ver con el lugar donde estaba Micaela. Nos lo dice Valenzuela y Silva”, en relación a la declaración de efectivos policiales.

“De todo esto, no se analizó nada. Se descartó toda la evidencia”, remarcó Ciciarello y añadió luego otras pruebas que consideró importantes como la presencia de pelos en la mano de Micaela, que no pudieron determinar a quién pertenecían o restos de ADN masculino en su dedo pulgar, que tampoco se pudo conocer de quién era.

“Los policías dijeron que Vargas manejaba a la familia. Cuando lo interrogué me gritó, se lo advirtió en el juicio haciéndole señas a Teresa Bravo, lo que confirma lo que se pensaba de que manejaba a la familia”, agregó.

En este sentido, recordó también que Micaela había denunciado a su ex por violencia de género, al igual que ocurrió luego con otra pareja que tuvo Vargas una vez separado, aunque el hombre lo negó.

“Patricio dijo que Micaela había mentido cuando lo denunció, que su nueva pareja no lo había denunciado, pero ella dice que, pero sí los jueces no le dieron credibilidad a todas esas situaciones”, afirmó.

Luego de un cuarto intermedio, fue el turno de la fiscal Betiana Cendón, quien respondió todo lo expuesto por Ciciarello y remarcó los testimonios que hablan de Paine como una persona violenta, aunque al ser consultada por el juez, aclaró que no hay denuncias formales al respecto.

La fiscal destacó la sentencia del Tribunal compuesto por Marcos Burgos, Sergio Pichetto y Víctor Gangarrosa, que se conoció a fines de septiembre, luego de un extenso juicio y consideró que analizaron todos los puntos expuestos por el defensor.

Sobre la huella de la zapatilla que para Ciciarello fue una prueba “plantada” con la intención de “desviar la investigación”, Cendón recordó que la hermana de Micaela tenía las mismas zapatillas y que había formado parte del grupo que se dirigió al hotel abandonado para buscar a la joven.

Qué dijo Angélica Paine

La acusada por el crimen presenció la audiencia junto a su abogado, a través de Zoom y al ser consultada por el juez sobre si deseaba hablar, sostuvo su deseo de “que se tome en cuenta todo lo que mi abogado ha planteado”.

Paine, remarcó además que “desde un principio me puse a disposición de la Justicia, traté de estar siempre que me convocaron, nunca me opuse a ninguno de los allanamientos. No tenía nada que ocultar”.

Pero además, apuntó contra el círculo cercano a la víctima y sostuvo que “hay mucha mentira. Patricio Vargas mismo me vio en el cerco de mi casa cuando fue a dejar a su hija. Todas las mentiras de los horarios, espero que se me pueda hacer justicia a mí también. Lamentablemente, me perjudicaron a fuerza de mentiras porque los testigos que tienen son todos familiares, amigos, personas que yo no conozco ni me conocen a mí”.

Debido a que dentro de pocos días inicia la feria judicial, en la que no hay actividades programadas durante todo enero, la decisión de los jueces se conocerá recién en febrero. (ANB)

 

Te puede interesar
Últimas noticias