martes 27 de septiembre de 2022

Cesura

Crimen de Micaela Bravo: la querella pidió 15 años de prisión para Paine

La fiscalía solicitó 12 años y consideró a la falta de arrepentimiento como un agravante.

jueves 15 de septiembre de 2022
Crimen de Micaela Bravo: la querella pidió 15 años de prisión para Paine

Este jueves se realizó la audiencia de cesura del juicio de Micaela Bravo y las partes solicitaron la pena para la única acusada por el asesinato, Angélica Paine. La fiscalía solicitó 12 años de prisión, mientras que la querella pidió 15 años y la defensa 4.

“Mató a una mujer de 28 años con profundos deseos de ser feliz y cambiar, con tres hijos. Había dejado todo por amor o por lo que creía que era amor. Había logrado conseguir un trabajo estable. Pensaba en ser feliz y estar con sus hijos”, sostuvo la fiscal Betiana Cendón a la hora de alegar.

La fiscal remarcó que la víctima era una mujer joven “con toda la vida por delante” pero además, hizo especial hincapié en que además, había que tener en cuenta la extensión del daño causado tras el crimen. “Dejó a tres chicos que siguen necesitando a su mamá y lo harán toda su vida. Eso supera la vida de Micaela Bravo”, consideró.

En relación a Angélica Paine, enumeró que se trata de una mujer de 50 años, con estudios primarios completos, criada en lugares rurales y con una economía de subsistencia. Además, recordó que durante el juicio se habló de su “personalidad conflictiva, violenta”, elementos que para Cendón, no pueden ser tomados como atenuantes.

La fiscalía consideró que la falta de arrepentimiento de Paine debía ser tomada como agravante. Foto: Marcelo Martínez.

“¿Todas estas condiciones permitirán justificar lo que hizo? No, de ninguna manera”, remarcó la fiscal y añadió que para la fiscalía, la falta de arrepentimiento de Paine durante la investigación y el posterior proceso judicial, deben ser considerados como un agravante.

“El Ministerio Público Fiscal a apartarse del mínimo legal (de pena) para pedir 12 años de prisión”, informó Cendón y añadió que solicitan también, dos medidas cautelares: la prohibición de salir del país y la presentación cada 15 días en la Comisaría 42, hasta que se conozca la condena.

Por otro lado, el abogado querellante Luis Terán Frías en representación del ex marido de Micaela Bravo, Patricio Vargas, adelantó que “si bien en su momento adherimos a la formulación de cargos, vamos a alejarnos del monto solicitado por la fiscalía”.

La querella solicitó una pena de 15 años de prisión para Paine. Foto: Marcelo Martínez.

“La falta de arrepentimiento no sólo se vio desde el momento del hecho y los años que demoró el proceso, sino que durante las audiencias, en ningún momento la señora Paine mostró arrepentimiento”, señaló el abogado.

En este sentido, señaló que “la prueba nos permite imaginarnos el proceso mental. Micaela estaba en una relación con su hijo y ella se oponía. Una solución, en su lógica, era darle muerte. Este estado mental tampoco ha variado desde el hecho”.

Para la querella, esto debe considerarse a la hora de dictar una sentencia.  Por esto, “solicito 15 años de prisión y vamos a adherir a las medidas cautelares”, manifestó en el cierre de sus alegatos.

Al llegar el turno de la defensa, el abogado Marcos Cicciarello aclaró que “la falta de arrepentimiento es obviamente, por su inocencia”, aunque indicó que a pesar de seguir sosteniendo que Paine no asesinó a Micaela Bravo, “me veo en la obligación de alegar sobre el monto de pena”.

Cicciarello enumeró los testimonios que, durante el juicio, hablaron de Paine en buenos términos y recordó especialmente que Teresa Bravo, madre de la víctima, se refirió a la acusada como “una mujer buena, de buen corazón”.

"La falta de arrepentimiento es por su inocencia", consideró el abogado defensor de Paine. Foto: Marcelo Martínez. 

“Cómo puede ser que una persona que era buena que, crió cinco hijos, que cuidaba niños, que no tuvo problemas de violencia, sin antecedentes, que es religiosa y no ha generado problemas en otros ámbitos, cometa un hecho como dice la Fiscalía”, se preguntó.

En este sentido, continuó su alocución y manifestó que “la solución la dan otros testigos y tiene que ver con el cumplimiento de un mandato de Dios”. Para la defensa, “Paine creyó que el pecado se pagaba con sangre, eso era lo que le inculcaban en la iglesia”.

Sobre esto, mencionó las declaraciones del hermano de Patricio Vargas, quien indicó que toda la iglesia hablaba del noviazgo de Micaela con el hijo de Angélica Paine, y también la propia hermana de Micaela Bravo, que manifestó no estar de acuerdo con la relación porque era adulterio “y en la iglesia les enseñaron que eso era pecado”.

El Tribunal dará a conocer su decisión en 10 días. Foto: Marcelo Martínez.

Para Cicciarello, lo que predicaba el pastor de la iglesia sobre el pecado y la opinión del resto de los feligreses, “hicieron que Paine creyera que actuaba bajo mandato divino”.

El abogado solicitó que se “perfore” el mínimo de pena impuesta para el delito de homicidio, fijado en 8 años de prisión, y solicitó que se condene a Paine a cuatro años de prisión.

El 4 de agosto, tras un mes de juicio en el que hubo más de 80 testigos, el Tribunal compuesto por Marcos Burgos, Sergio Pichetto y Víctor Gangarrosa, consideró culpable a Angélica Paine por el crimen de Micaela Bravo. Ahora, resta conocer la decisión sobre la pena, para la cual establecieron un plazo de 10 días. (ANB)

Te puede interesar
Últimas noticias