21/06/2019 |

TEATRO Y HUMOR

“Mamo” Gutiérrez, el desfachatado actor que divierte y cautiva con su talento

Llena cada sala en la que se presenta. Busca hacer reír y reflexionar. Este sábado saltará nuevamente al escenario con su exitoso show unipersonal.

“Mamo” Gutiérrez, el desfachatado actor que divierte y cautiva con su talento
"La gente necesita reírse".

Por Nicolás Malpede

Manuel Gutiérrez Arana tiene 33 años y es actor desde siempre. Con no más de 10 años, fabulaba todo el tiempo. Jugaba, se divertía contando historias que pergeñaba en su mente y necesitaba largarlas.

“Me la pasaba imaginando situaciones. Les decía a mis amiguitos y a mis familiares que me había llamado Susana Giménez o que había sido seleccionado por Videomatch para trabajar en el programa. Cuando quería podía llorar fácilmente. Sabía llorar. No sé cómo pero sabía hacerlo”, cuenta “Mamo”, como le dice la mayoría.

Son las 8 de la mañana. El aroma del café se apodera de la poblada cafetería. En las mesas, la gente habla y hasta a veces grita. Gutiérrez Arana le da el primer mordisco a una reluciente medialuna que le acaban de traer y se dispone a dialogar con ANB. Sus ojos están brillosos. Despegó de la cama hace sólo unos minutos y se nota. 

El actor encarna de los más variados personajes con absoluta frescura. 

“Espero ser lo más claro posible. Estoy recién levantado”, aclara el actor, quien luego del estreno a sala llena, este sábado presentará una segunda función de su primer unipersonal: “Cansado de pensar”.

Días atrás, colmó el teatro de la Biblioteca Sarmiento con su unipersonal. 

En el espectáculo, el artista cuestiona con humor los hábitos cotidianos de la sociedad en la que vivimos. Ahonda en los misterios del universo y se pregunta, entre otras cosas, por qué nos resulta tan atractivo el contacto de dos labios y no así el de dos orejas.

“Trato de hacer reír a la gente y de que reflexione sobre el funcionamiento de la sociedad y de los seres humanos. Todos queremos reírnos, hasta por necesidad. Nos atrae el placer, ya sea sexual o gastronómico por ejemplo. La risa da placer. Hay pocas emociones que le pueden competir”, analiza Manu, y le da un largo sorbo al café con leche.

Derechazo y nocaut. 

“Mamo” se crió en Bariloche. En 2004 cargó el bolso de ilusiones y se fue a Buenos Aires a estudiar la Licenciatura en Comunicación Social, en la Universidad Austral. Se recibió y trabajó en diversos diarios y revistas como "freelance".

En 2011 largó todo y se fue a recorrer el mundo. Estuvo en Hawái, México, Cuba y Honduras, entre otros tantos sitios. Durante esa aventura, se enamoró de Lucía (“Luli”), su actual pareja.

"Mamo" cambió el periodismo por el teatro. 

Tras el viaje, ambos retornaron a Buenos Aires. Cansados de la vorágine diaria de la gran urbe, decidieron partir hacia la Patagonia e instalarse en Bariloche. Fue allá por 2013.

“Mamo” desembarcó en la ciudad. Sabía que quería seguir comunicando pero desde el teatro, ya no escribiendo notas periodísticas.

Comenzó a actuar en diversas salas y en poco tiempo se fue ganando un lugar en el ámbito artístico local gracias a sus amplios recursos técnicos con los que cuenta.

“Mamo” hace reír. Cautiva con su versatilidad, carisma, gestualidad, improvisación y una extraña manera de moverse por el escenario que atrae.

Hoy se desempeña en “Tranqui 120”, junto a Emilia Linardi y Rodolfo Fernández. Se trata de un exitoso trío de teatro, humor y música. Integra “Baco Compañía Teatral” y hace “Trucha: radio en vivo con público humano” todos los miércoles a la noche en Araucanía.

"¿Quién no quiere reírse un rato?", se pregunta el humorista. 

Actuó en “Hamlet. Herencia de la carne”, obra ganadora del Primer Premio en la Fiesta Provincial del Teatro que además fue seleccionada junto a otros 49 shows nacionales dentro del Catálogo de Espectáculos del Instituto Nacional del Teatro (INT). Con Alejandro Talarico, integra el dúo de humor “Los hermanos Newbery”. “Mamo” está activo. No para.

Los "Newbery" en acción. 

Si bien arriba del escenario parece un tipo extrovertido, de esos que está todo el día a pleno, en el día a día es una persona tranquila. Le gusta vivir en calma. Disfruta de la soledad y no es muy salidor. “Estoy mucho tiempo en mi casa”, confiesa.

Tiene una hija de un año y medio que lo enloquece de amor, y con Lucía esperan felices otro hijo. “Estamos embarazados de cuatro meses”, cuenta, orgulloso.

"El humor demasiado chabacano no me gusta". 

“Mi destino cambió. No soportaba más esa idea de estar ocho o diez horas encerrado en una oficina. El teatro fue mi escape. Encontré el lugar ideal donde poner el cuerpo”, remarca el humorista. No hay dudas. Le gusta actuar. 

Cansado de pensar

El actor presentará este sábado una segunda función de "Cansado de pensar". Será a las 21,30 en el teatro de la Usina Cultural del Cívico (Biblioteca Sarmiento). Las entradas ya están a la venta en la boletería de la sala y también pueden adquirirse online en www.AlPogo.com, haciendo clic acá

 

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    73%
    8 votos
  • No me gusta
    9%
    1 voto
  • Me es indiferente
    9%
    1 voto
  • Me da vergüenza
    9%
    1 voto
  • Me enorgullece
    0%
    0 votos
Dejar un comentario
Es necesario portar cadenas y extremar precauciones en las rutas de la zona. Además hay sectores sin energía.
TENÍA ORDEN DE CAPTURA

Martín Fabre fue detenido en Mendoza

Estaba prófugo luego de ser condenado a 6 años de prisión por golpear brutalmente al hijo de su pareja.
Mirá cómo sigue el tiempo en Bariloche.
Mirá cómo está funcionando cada una de las líneas durante la tarde del domingo.
Por la emergencia climática.