05/11/2017

Elogio al silencio

Nuestro columnista, el psicólogo Gustavo Marín nos propone encontrarnos con nosotros, con nuestra alma. Un ejercicio para nuestra salud espiritual.

Elogio al silencio
Foto: ilustrativa.

Psicólogo y escritor.

(+ Info)
&

iquest;Cuántas veces en la semana, nos retiramos a un lugar de la casa, a algún lugar de la ciudad, y nos vamos solos con nuestra alma, y apagamos el celular, el iPhone, la tablet, la compu, la radio, la tele (cada vez hay más cosas que apagar), y nos quedamos en silencio, contemplando, sin darle importancia a ningún pensamiento en particular, sin ponernos a resolver ningún problema, ni a decidir nada?

En esta vida actual, según mi reducido muestreo de la gente que veo en consultorio, alumnos, amigos y familiares, creo que son muy pocas las personas que llevan adelante esta práctica del silencio. Retirarnos nos puede permitir para la máquina, descansar, desintoxicarnos, suavizarnos, bajarnos del mundo un rato, estar vacíos, no aferrarnos a nada, soltar y practicar la libertad de espíritu.

El pensador francés David Le Breton, autor de libros como “El silencio” y “Elogio del caminar”, nos relata de cómo hemos ido organizando  nuestros horarios a base de ruido. Esto principalmente en las ciudades con su  tráfico y toda la variedad de contaminación acústica, que ha hecho que desarrollemos hábitos contrarios al silencio.

“En este contexto, el silencio implica una forma de resistencia, una manera de mantener a salvo una dimensión interior frente a las agresiones externas. El silencio nos permite ser conscientes de la conexión que mantenemos con ese espacio interior, la visibiliza, mientras que el ruido la oculta.

Otra manera que tenemos de conectar con nuestro interior es el caminar, que transcurre en el mismo silencio.” Cuando practicamos meditación y/o caminamos en la naturaleza, podemos vislumbrar lo que Le Breton nos dice, y el gran desafío es mantener esa práctica  de silencio y que se expanda en nuestra vida cotidiana.

Estoy convencido que la mayoría de las personas en el mundo occidental hemos perdido la conexión con nuestro interior. Todo el trajín diario hace que estemos para afuera, siempre llenos de tareas a cumplir y cuando nos tomamos vacaciones, brindamos por la desconexión de las ocupaciones que nos abruman, pero la desconexión de sí mismo, de ese espacio interior continúa. No ha de  llamar la atención que los trastornos de ansiedad y la depresión sigan en franco aumento en nuestro mundo civilizado.

Cuando entramos en silencio dejamos de escapar, dejamos de buscar lo que sea, aunque sea algo digno como la felicidad. Dejamos de correr y proponernos metas, dejamos de pensar en un mundo mejor y en todas las injusticias (propias y ajenas), y estamos ahí, sin desear nada, sin esforzarnos, sin pasado ni futuro; todo es presente y entrega.

¿Y qué es el silencio? El silencio es nada, o todo, según cómo se lo mire. Es dejar que la vida transcurra y no influir ni accionar.

Ojo que estoy hablando de silencio y no de orar, rezar, meditar, relajarse…ni nada que se le parezca.

Es súper simple, pero quizás nos parezca sumamente difícil porque siempre estamos llenos de palabras, de acciones, de ruidos, de proyectos, de amores, desamores, de hambres, enojos, opiniones, deseos y frustraciones. El silencio es hacer vacío, es vaciarnos. Es despojarse, rendirse a la realidad, no huir. Practicar silencio no es poner la mente en blanco, ni en ningún color, es dejar que la mente haga lo que quiera, y no entrar en su colorido ni en su dramatismo. Silencio es aceptación, dejar que las cosas sean tal como son, por lo menos por un ratito. 

El silencio está ahí, es el  espacio existente entre lo que no dejo de ser y lo que todavía no es.

El silencio es transición, es estar “al lado del camino” como dice Fito.

Le Breton afirma: “El silencio es la expresión más veraz y efectiva de las cosas innombrables. Y la toma de conciencia de que hay determinadas experiencias para las que el lenguaje no sirve, o no alcanza, es un rasgo decisivo del conocimiento.”

En este mundo de producción, de hacer, de tener, de consumir, de lograr, de alcanzar, de naturalizar la ansiedad y el estrés, del ir para adelante, de estar siempre bien, suena un poco raro esto de parar y hacer silencio y dejar todo en suspenso. Pero seguramente si llegaste a leer hasta acá, algo de curiosidad te da esta experimento, y a eso es lo que se suele decir “el llamado interior”, ha llegado el momento.

En realidad no se puede asegurar que hacer silencio pueda ayudar o tenga alguna utilidad, si así fuera, ya lo estaríamos volviendo un objeto  de consumo más. Pretendo que puede ser una “experiencia”,  algo para explorar por sí mismo y ver qué sucede, sin expectativas.

Es una acción (sin acción) más espiritual que racional, científica o psicológica, porque se trata de adentrarse en un misterio…en un espacio sin tiempo ni esfuerzo.

“No digas nada, no preguntes nada.

Cuando quieras hablar, quédate mudo:

que un silencio sin fin sea tu escudo y

 al mismo tiempo tu perfecta espada.
No llames si la puerta está cerrada,

no llores si el dolor es más agudo,

no cantes si el camino es menos rudo,

no interrogues sino con la mirada.
Y en la calma profunda y

transparente que poco a poco y

 silenciosamente

 inundará tu pecho de este modo,

 sentirás el latido enamorado

 con que tu corazón recuperado

 te irá diciendo todo, todo, todo.”

Francisco Luis Bernárdez

Autor : Claudia
¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    100%
    1 voto
  • No me gusta
    0%
    0 votos
  • Me es indiferente
    0%
    0 votos
  • Me da vergüenza
    0%
    0 votos
  • Me enorgullece
    0%
    0 votos
Dejar un comentario
Con las palabras de sus referentes actuales e históricos, la institución comparte anécdotas y reflexiones de la “vida en la montaña”.
“Ya que no podemos repartir en los barrios, vamos a canalizar esta donación con los chicos que están atravesando esta situación tan complicada”, destacó Sergio Herrero a ANB.
El Ministro de Salud se refirió al ofrecimiento de recurso humano por parte de Nación y recalcó que Río Negro cuenta con una red hospitalaria que está dando respuesta.
En enero de 2019, el acusado habría agredido a su conviviente, pero la víctima hoy niega haber dicho lo que consta en la denuncia. La fiscalía apunta a la situación de violencia de género en la que vive la mujer.
El domingo de 16 a 20 se emitirá un programa especial por el Facebook de la Municipalidad de Bariloche, dedicado a los más pequeños.