lunes 24 de junio de 2024

Acuerdo

Crimen de Bargiela: tres acusados aceptaron su responsabilidad

El amigo y socio, admitió haber sido el autor del disparo que terminó con la vida de Facundo Bargiela. Cómo ocurrió el crimen.

lunes 20 de mayo de 2024
Crimen de Bargiela: tres acusados aceptaron su responsabilidad
Tres imputados aceptaron su responsabilidad en el crimen y llegaron a un acuerdo. Foto: Marcelo Martínez.
Tres imputados aceptaron su responsabilidad en el crimen y llegaron a un acuerdo. Foto: Marcelo Martínez.
Por Claudia Olate

Hace un mes y medio, el hallazgo de un cuerpo a la vera de la ruta de Circunvalación, confirmaba lo peor: a Facundo Bargiela lo habían asesinado. Pocas horas después, se confirmaba que los primeros imputados eran todos del círculo íntimo de la víctima. Con el correr de los días, y la evidencia reunida, tres de las personas acusadas decidieron admitir su responsabilidad en el crimen y así, se llegó a un acuerdo que fue homologado por el Tribunal este lunes.

El Ministerio Público Fiscal relató nuevamente los hechos que ocurrieron el pasado 7 de abril y aclararon que luego de recabar toda la evidencia, videos y testimonios, modificaron los cargos contra Jonathan Rabinovici, Santiago Figueroa y Julio Argentino Torres. Gustavo Braccamonte no fue incluido dentro de este acuerdo.

Así se logró determinar que el autor del disparo que terminó con la vida de Bargiela, fue su amigo y socio, Jonathan Rabinovici, pero el homicidio no podría haber sido posible sin un plan premeditado, que elaboraron junto a Julio Argentino Torres y en el que Santiago Figueroa prestó colaboración.

El Tribunal aceptó el acuerdo entre las partes. Foto: Marcelo Martínez.

Todo empezó por un deseo de venganza. Esa es la conclusión de la Fiscalía, luego de poder determinar que, entre los involucrados y la víctima, existían negocios inmobiliarios. Rabinovici elucubró un macabro plan para tomar revancha de quien fue su amigo, compañero de entrenamiento y hasta socio.

Para planear cómo asesinar a Bargiela, Rabinovici le pidió ayuda a Torres, un remisero de 61 años que era considerado como un “tío” para el autor del disparo fatal.

La fiscal Betiana Cendón relató toda la evidencia con la que cuentan, cómo lograron determinar la forma en la que ocurrieron los hechos y cómo fue esa noche en la que asesinaron a Facundo Bargiela, un deportista, campeón nacional de Jiu Jitsu y empleado municipal, padre de 2 hijos.

El domingo 7 de abril, Bargiela se encontraba junto a su novia en el departamento de la joven ubicado en pleno centro, cuando recibió un mensaje de audio y una llamada, en la que le indicaban que en pocos minutos lo buscaban por Quaglia. Quien lo llamaba era Santiago Figueroa.

Tres de los acusados accedieron al acuerdo. Foto: Marcelo Martínez.

Minutos después, el hombre se subió a un Chevrolet Ónix que era conducido por Figueroa, un joven de solo 19 años que conocía a la víctima: había sido su alumno en la escuela de artes marciales y es cuñado de Rabinovici. Aparentemente, le dijo que iban a ir a buscar un vehículo de alquiler al aeropuerto, una actividad que solían realizar. Como conocía al ahora imputado, Bargiela se subió al rodado de manera voluntaria y como no viajaba nadie más, se sentó en el asiento del acompañante.

Minutos más tarde, según lo que registraron las distintas cámaras de seguridad de la ciudad, en la zona del Ñireco, ascienden Jonathan Rabinovici y Julio Argentino Torres en el asiento trasero del vehículo.

Esto, para el fiscal Cesar Lanfranchi, es crucial, ya que Rabinovici eligió subirse último, para poder ir detrás y dispararle a la víctima.

Rabinovici y Torres planearon el homicidio de antemano y así lo aceptaron en la audiencia de este lunes. La Fiscalía logró determinar que los dos hombres se encontraron ese domingo, dos horas antes de que la víctima se suba al vehículo, y juntos, hicieron el mismo recorrido, para poder saber dónde deshacerse del cuerpo una vez consumado el crimen.

“A las 20,30 horas comenzó la planificación para ir a ver el lugar donde iban a ultimar a Facundo Bargiela”, sostuvo la fiscal Betiana Cendón y agregó que Rabinovici “en el mismo vehículo pasa a buscar a Torres. Luego, 20,39 horas es captado por otra cámara en Esandi y Buenos Aires y 20,53 ya estaban en la planta de Edersa”. Es aquí, donde el martes 9, encontraron el cuerpo de Bargiela.

La fiscal Betiana Cendón relató la prueba y evidencia recolectada durante este mes y medio de investigación. Foto: Marcelo Martínez.

De las cámaras de seguridad, se desprendió también que Figueroa no estuvo durante la planificación previa. De hecho, la información de las antenas de celular y luego los testimonios, lo ubican en una iglesia evangélica ubicada en Pasaje Gutiérrez, donde asistió a una reunión. Días antes, había participado de un campamento evangélico en Cipolletti, por lo que se concluyó que no estaba al tanto del plan. 

Figueroa sí estuvo al volante al momento de pasar a buscar a Bargiela, aunque la Fiscalía consideró que no sabía del objetivo final de Rabinovici y Torres, por lo que ahora fue considerado solo un partícipe secundario en el hecho.

Una vez todos en el auto, “discutieron en tono elevado. Figueroa detuvo el auto y se inició un forcejeo con la víctima. Lo golpearon en todo el cuerpo, y Bargiela intentó descender del rodado para defenderse”, relató Lanfranchi.

Sin embargo, “Rabinovici, consciente de la capacidad de defensa de Bargiela y sabiendo que tenía un arma de fuego, le efectuó un disparo en la cabeza, ocasionándole la muerte de forma casi inmediata”, remarcó.

Santiago Figueroa fue considerado partícipe secundario en el crimen. Foto;Marcelo Martínez.

Luego de asesinar a su amigo, los tres imputados “dejaron el cuerpo y fueron al domicilio de Torres, eliminaron y alteraron evidencia, cumpliendo las promesas que le hicieron a Rabinovici en calidad de autor”.

Fue Torres quien se encargó de llevar el vehículo de alquiler a un lavadero. Por esto, luego se allanaron distintos lavaderos de automóviles de la ciudad, ya que se intentaba recuperar posibles pruebas que hayan quedado en el lugar.

Julio Argentino Torres, de 61 años, fue el cómplice en la planificación del crimen. Foto; Marcelo Martínez

El Chevrolet Ónix pertenece a una empresa de alquiler, cuyo dueño también se encuentra vinculado a la causa como cómplice. En el lavadero del padre de Rabinovici, limpiaron el rodado “de manera ordinaria, un lavado común”, manifestó el fiscal. Gracias a que no se realizó una limpieza exhaustiva, cuando encontraron el rodado, detectaron manchas hemáticas en el interior.

Después de haber asesinado a Bargiela, llevar su cuerpo en el rodado hasta descartarlo en la ruta y lavar el automóvil, el Chevrolet Ónix volvió a ser alquilado. Por esto, costó dar con el vehículo, que recién fue recuperado días después de haber encontrado el cadáver de la víctima.

El escrache a la víctima

Días antes de la desaparición y asesinato de Facundo Bargiela, el hombre fue escrachado en redes sociales por un aparente caso de violencia de género. En el posteo, se lo amenazaba de muerte e incluso, se hacía referencia al incendio del lugar donde daba clases de artes marciales, una propiedad de la familia Mansilla que quedó destruida por las llamas.

En las redes, hablaron del “regalito del incendio”, por lo que se presume que el siniestro estuvo vinculado a la amenaza. Al momento de iniciar las pericias pertinentes, se estimó incluso, que quien había realizado el escrache, estaba ligado directamente con el incendio en la propiedad del barrio Ñireco donde Bargiela daba sus clases.

Este escrache también inquietó en sobremanera a la familia de la víctima, y los miedos se incrementaron cuando supieron que el lunes 8 no había ido a buscar a sus hijos siendo que habían sido siempre su prioridad.

Cendón informó hoy, que luego de las pericias realizadas y la investigación que se inició para dar con los autores de las amenazas, se corroboró que había sido realizado desde la dirección de IP de Ravinobici, con un servidor de internet a nombre de su esposa.

Jonathan Rabinovici, amigo y socio de la víctima, fue quien lo mató de un disparo. Foto: Marcelo Martínez.

Esto permitió además, confirmar la hipótesis de que se trató de un asesinato premeditado y planeado a la perfección, ya que se intentó desviar la investigación a través de una aparente amenaza y escrache contra la víctima.

Finalmente, tras una deliberación entre los jueces Romina Martini, Sergio Picheto y Marcelo Álvarez Melinger, el Tribunal definió aceptar por unanimidad el acuerdo parcial entre las partes, para acceder a un juicio abreviado. Restará ahora, definir la instancia de cesura para determinar la pena que le corresponderá a cada imputado.

La causa sigue por otro lado con la investigación sobre Braccamonte y su participación en el hecho, además de los negocios inmobiliarios que tenía junto a la víctima. (ANB)

Te puede interesar
Últimas noticias