domingo 3 de marzo de 2024

Naturaleza

Monitos del monte: "son los sembradores de nuestros bosques"

Esta especie nativa de los bosques patagónicos cumple un importante rol ecológico en la conservación de la flora nativa.

viernes 12 de mayo de 2023
Monitos del monte: "son los sembradores de nuestros bosques"
Entre los animales que hacen peligrar la conservación de la especie, se encuentran los gatos domésticos, las vacas y los ciervos. Foto: CNN.
Entre los animales que hacen peligrar la conservación de la especie, se encuentran los gatos domésticos, las vacas y los ciervos. Foto: CNN.
Por Camila Soldati

El monito del monte es un pequeño marsupial nativo de nuestros bosques. En los últimos días se viralizó a través de redes sociales una foto donde se advertía sobre la presencia de estos animales en la región y se brindaba una serie de consejos a la hora de interactuar con ellos. Expertos consultados por ANB, aseguraron que se trataba de una comadreja y no un monito del monte. 

Este marsupial, solo anida en los bosques nativos y es muy difícil de encontrar, dado que centran su vida en la copa de los árboles. Es de tamaño pequeño, mide de 10 a 14 cm, y su cola es del mismo tamaño que su cuerpo. Tiene una nariz alargada y ojos negros saltones, que lo hacen fácilmente reconocible.

"Lo que circuló en Facebook es una 'comadrejita', que es más de la estepa y el monte. A veces suele aparecer cuando mueven leña del norte del país, pero son eventos muy raros", destacó Guillermo Amico, investigador del CONICET en diálogo con ANB.

"Al ser nocturno, es difícil de ver. Pero hay muchos más de los que la gente se imagina. En los lugares adecuados, en los bosques bien conservados hay bastantes monitos del monte. En la zona del bosque Llao Llao, en los bosques de lengas hay muchos", comentó Amico.

Debido al lugar donde habitan, es una rareza toparse con uno de estos marsupiales. Foto: ilustrativa.

Estos marsupiales hibernan durante la época invernal, para ahorrar energía mientras bajan las temperaturas y escasea el alimento. La hibernación en estos mamíferos pasa por momentos de letargo o sopor y periodos de recalentamiento.

En un principio, los períodos de sopor tienen una duración de 2 a 4 días, llegando a un máximo de 10 días, donde los monitos del monte inhiben su capacidad cerebral casi por completo, y disminuyen de manera controlada y reversible su metabolismo.

Durante este período los animales despiertan para hacer sus necesidades y vuelven al estado de letargo. Esto se repite de manera constante hasta la primavera cuando llega la época reproductiva. Por otro lado, en la época de recalentamiento, estos marsupiales despiertan a buscar alimento, a defecar y orinar.

Si bien no es normal, puede suceder que entre el otoño y el invierno aparezca alguno de estos ejemplares dentro de las cavidades de algunos árboles que fueron talados para ser utilizados como leña. "Si aparecen en invierno, hay que tratar de dejarlos, y nunca hay que tratar de llevarlos a casa. Hay que dejarlos que sigan durmiendo, porque ellos ya tienen un metabolismo asociado a dormir, y si uno los despierta, no está preparado el sistema digestivo para empezar a comer", explicó Guillermo.

"Si aparecen en verano, lo más importante es darles agua. Acá en la zona, cada vez que aparece un monito del monte alguien avisa y hay un protocolo de como actuar si están vivos o si están muertos".

Guillermo Amico, ha realizado un gran estudio de estas especies en los bosques argentinos y chilenos. "En Chile tienen un gran problema de deforestación. Pero acá, tenemos problema con otros animales. Nosotros ponemos cámaras trampa para monitorear la actividad del monito del monte, y hemos encontrado gatos domésticos depredando a los monitos. Es un problema, porque han extinto especies, como también el chucao y pajaritos en general. Las vacas y los ciervos, al comer todo el sotobosque, lo dejan sin lugar al monto del monte para poder desplazarse y comer", mencionó.

El monito del monte tiene un importante rol ecológico. Tiene la capacidad de ingerir frutos de gran tamaño, y debido a su tracto intestinal corto puede defecar y esparcir las semillas en unos 30 minutos, sin dañarlas.

"Estos bosques existen gracias a que los pajaritos como el Fio Fio, el Zorzal y el Monito del Monte están sembrando nuevas plantas todos los años. Ellos son los sembradores de nuestros bosques", concluyó el investigador. (ANB)

 

Te puede interesar
Últimas noticias