domingo 25 de septiembre de 2022

Conflicto

Preocupación por desalojo en Colonia Suiza: “Queremos resguardar la tierra donde vivimos”

Tras una demanda del Ejército, se resolvió la intimación para abandonar el lote 86, donde la familia Goye se estableció desde hace más de 100 años.

lunes 08 de agosto de 2022
Preocupación por desalojo en Colonia Suiza: “Queremos resguardar la tierra donde vivimos”
Foto: gentileza - Facebook Colonia Suiza Poblado Histórico.
Foto: gentileza - Facebook Colonia Suiza Poblado Histórico.

Por Cecilia Russo.

Alrededor de 20 familias de Colonia Suiza manifestaron su preocupación ante la notificación de una orden de desalojo en el denominado lote 86, dispuesta por  la Cámara Federal de Roca. Los pobladores piden ser reconocidos como habitantes históricos del lugar y que se resguarde el predio forestal.

ANB  dialogó con Fabiana Goye, miembro de una de las familias involucradas, quien manifestó  que “estamos preocupados. Nosotros necesitamos hacer pública la situación porque la fecha de desalojo está cercana”.

Según el resumen histórico que alcanzaó la familia, en 1907  Eduardo Goye y Elisa Cretton se asentaron en el lote pastoril 86 de la Colonia Nahuel Huapi, ubicado en la costa de Lago Moreno, actual Ruta 79. Este lote fue asignado por la Dirección de Tierras en el marco de la Ley Hogar, con el objetivo de realizar mejoras, sembrar, criar animales e impulsar el progreso y el crecimiento del lugar. Sin embargo, nunca se pudo gestionar  el título sobre las fracciones otorgadas de manera provisoria.

Según el fallo, entre otros argumentos, se indica que la Justicia “no hace reconocimientos históricos” y en el juicio solo quedó acreditada la “tenencia” de la tierra por parte de Eduardo Goye, “quien reconoció siempre la propiedad en el Estado”.

“Esa decisión fue apelada por los integrantes de la familia, y remarcamos que Eduardo Goye siempre actuó como dueño”, dijeron allegados.

Ahora, quienes están en conflicto son los nietos y bisnietos de Goye. “Parte de la familia, avanzó con un juicio tras la orden de desalojo en 2010, cuando vinieron con camiones y pudo detener”, explicó la mujer. La demanda del Ejército fue contra Osvaldo Rivas, Roberto Nielsen, Julio Lorenzo Rivas, Silvio Herrera y Cecilio Parra. Sin embargo, el  conflicto involucra a 20 familias.

“Desde 2010 nosotros encaramos una gestión política, siempre a través de Agricultura Familiar, con diálogo, presentando carpetas en Tierras y en diferentes lugares para poder llegar a un acuerdo. En este grupo somos 20 y siempre fuimos por nuestras tierras donde tenemos nuestras casas y producimos. El resto de las hectáreas, que son 620, no las queremos; que terminen como una reserva forestal, que no se destruya el bosque ni tenga ningún fin inmobiliario. Queremos resguardar la tierra donde vivimos”, amplió.

Fabiana Goye, integrante también de la Comisión directiva de la Federación de Organizaciones Nucleadas de la Agricultura Familiar (FONAF), indicó que “dentro de este lugar producimos, la mayoría para autoconsumo, tenemos animales; otros vendemos, participamos en ferias. Vivimos acá desde siempre, desde hace más de 120 años”.

“Nosotros no estamos implicados en el juicio porque no vamos por esa vía pero nos involucra porque la orden judicial dice todos los habitantes del lote 86; ahí caemos nosotros también”, remarcó, y apuntó que, incluso “los que están en el juicio, que están en nuestra gestión también, no fueron notificados formalmente de este desalojo. Hoy estamos con esta incertidumbre”.

“Esto se resuelve con una decisión política. Nos tenemos que sentar a dialogar. Falta la reglamentación de la Ley de agricultura familiar, la 27.118, donde se habla de un banco de tierra para los agricultores familiares, para ver qué podemos hacer. Pero hoy la decisión política está en manos del Ministerio de Defensa, de reconocernos como pobladores históricos”, explicó Goye.

Y añadió: “Estamos desde 1907, generación tras generación, el Ejército nunca tuvo posesión de estas tierras, siempre estuvo la familia, como guardianes y trabajadores  de la tierra. Lo que pedimos es eso, sentarnos a dialogar, llegar a un acuerdo  y ver cómo podemos resolver esto. Nosotros somos poseedores de la tierra y siempre estuvimos acá produciendo y cuidando el medio ambiente”.

“El cerro tiene el nombre de mi bisabuelo. No entiendo cómo no nos reconocen como  pobladores históricos si hay muchísimas cosas que avalan que siempre estuvimos aquí”, concluyó. (ANB)

Temas de esta nota
Te puede interesar
Últimas noticias