lunes 24 de enero de 2022

Ambiente

¿Qué es el "Síndrome de la Turbina"?

Un tribunal en Francia, obligó a dos empresas a pagar 148.000 dólares a una pareja por el "Síndrome de la Turbina", fenómeno que según para la ciencia "no existe.

domingo 21 de noviembre de 2021
¿Qué es el "Síndrome de la Turbina"?

Por Néstor Vidal*.

Esta semana se dio a conocer que “Un tribunal en Francia, obligó a (2) dos Empresas Energéticas a pagar 148.000 dólares a una pareja por el 'SÍNDROME DE LA TURBINA', fenómeno que según para la ciencia “NO EXISTE” – Además de ser el primer precedente legal en este aspecto a nivel mundial.

En Toulouse, Francia, un tribunal de apelaciones dictaminó que los generadores eólicos instalados junto a una casa en un pueblo del departamento de Tarn son perjudiciales para la salud de quienes allí residen. Es así, como dos empresas energéticas están obligadas a pagar la suma de 128.000 euros (148.000 dólares) – (14.844.282 pesos argentinos) a Christel y Luc Fockaert, por los problemas de salud causados por el 'SÍNDROME DE LA TURBINA'.

El parque eólico, instalado en 2008, se encuentra a 700 metros de la casa donde vivían. La familia Fockaert comenzó a sentirse enferma cinco años después, cuando fueron talados los árboles hasta entonces presentes entre la localidad y las turbinas. Según la pareja, ambos experimentaron síntomas tales como pérdida de sueño, fatiga, dolores de cabeza, mareos, zumbidos o acúfenos, taquicardias y pérdidas de conocimiento.

Un par de años en el año 2015, y todavía sin entender la causa de sus dolencias, Christel y Luc Fockaert se mudaron del lugar. Y entonces sus problemas de salud automáticamente desaparecieron. "No nos percatamos enseguida, pero poco a poco nos dimos cuenta de que el problema eran los aerogeneradores eólicos ". según revelaron.

Dolor de cabeza, náuseas, mareos

Christel y Luc Fockaert vivieron esto durante más de dos años. Hasta que salieron de su hogar. Compraron su casa en Fontrieu en 2004. Los aerogeneradores (seis en total) se instalaron en 2008 y 2009. Se encontraban a una distancia de entre 700 metros para el más cercano y 1300 metros para el más lejano. Al principio, realmente no notaron ningún efecto negativo en su salud. Pero en 2013, se cortó una madera que formaba una pantalla entre su propiedad y el parque. Fatiga, dolor de cabeza, náuseas, dificultad para dormir y ritmo cardíaco acelerado.

Fueron algunos de los síntomas que comenzaron a padecer. Consultaron, pero los médicos no leencontraron nada. Sin anomalías, sin antecedentes que pudieran explicar el deterioro de suestado de salud. "No lo entendimos de inmediato, pero, poco a poco, nos dimos cuenta deque el problema estaba en los aerogeneradores eólicos", indicó Christel. La pareja se mudóen el año 2015. Los síntomas retrocedieron y desaparecieron por completo a partir de enerode 2016. Un experto examinó las publicaciones científicas sobre los efectos en la salud de lasbajas frecuencias de sonido y el infrasonido causado por las turbinas eólicas. De hecho, existe unsíndrome del viento. Los síntomas son muy diversos, generales (fatiga, náuseas) neurológicos(dolor de cabeza, acúfenos) o psicológicos (estrés, ansiedad), entre otros. De hecho, la pareja fuevíctima de este síndrome, según el experto.

Desde el pueblo, el equipo es invisible, pero el ruido es perceptible para los vecinos más cercanos en función de la orientación del viento predominante (noroeste) y la potencia de las turbinas eólicas instaladas en cabezales giratorios. Las luces blancas, agresivas día y noche tras una avería técnica, fueron sustituidas por luces rojas en 2015. Es decir, siete años después de su puesta en funcionamiento. "Pasamos horas tratando de localizar a un técnico. Nadie respondió. Nos dejaron a nuestra suerte”, explica que el aerogenerador más cercano está de hecho a 700 metros de su casa. En 2015, los demandantes decidieron dejar la casa de campo comprada en 2004. La casa había sido renovada y transformada en parte en una casa rural. Vivir aquí se había vuelto insoportable. Los primeros síntomas no aparecieron de inmediato", especifican Christel y Luc.

El síndrome de las turbinas eólicas afecta cada vez a más personas que viven cerca de ellas

El parque regional del Haut Languedoc es el parque más afectado de Occitania por estas instalaciones. La autorización cubre un máximo de 300 estructuras, se ha instalado el 80% del equipo. Los prefectos de Hérault y Tarn están comprometidos a garantizar que no se supere el umbral, asegura Emmanuel Forichon, representante en el Tarn del colectivo All our Energies, opuesto a la proliferación de la industria eólica en las zonas rurales.

"Las autoridades deben tener una conciencia real. No siempre pueden estar en negación. Los aerogeneradores son una fuente de ruido y molestias visuales. Y hoy, el tribunal lo confirma, tienen un impacto en el medio ambiente y sobre la salud".

Los operadores del parque eólico deberán indemnizar a los vecinos de la zona hasta 110.000 euros (daños y reembolso de costes). Estos aerogeneradores constituyen un beneficio económico para las comunidades: Los seis aerogeneradores de Fontrieu aportan 100.000 euros al año a la comunidad de municipios.

 Energía eólica en Argentina

Con relación al tema, he investigado y buscado documentación científica, días y horas, he consultado a colegas expertos en el tema en distinto países y no he logrado encontrar un “Trabajo Técnico Científico Serio” el cual posea un respaldo que confirme dicho SÍNDROME. -

 

*ANALISTA DEL CENTRO DE INVESTIGACIÓN FORENSE, CIENCIA Y NUEVAS TECNOLOGÍAS

Temas de esta nota
Te puede interesar
Últimas noticias
MÁS VISTAS