lunes 27 de septiembre de 2021

Día de Prevención del Suicidio

El suicidio es la segunda causa principal de muerte en adolescentes

Con este escenario, el Gobierno reglamentó una ley nacional para prevenirlo. Cómo detectar las señales, a qué estar atentos y qué pasa en Bariloche.

viernes 10 de septiembre de 2021
El suicidio es la segunda causa principal de muerte en adolescentes
Argentina tiene alrededor de 10 muertes cada 100 mil habitantes por año.
Argentina tiene alrededor de 10 muertes cada 100 mil habitantes por año.

El Gobierno reglamentó este viernes la Ley Nacional de Prevención del Suicidio, que tiene por objeto la disminución de la incidencia y prevalencia del suicidio, a través de la prevención, asistencia y posvención,

Lo hizo a través de la publicación del Decreto 603/2021 en el Boletín Oficial, en coincidencia con el Día Mundial y Nacional de Prevención del Suicidio que se conmemora cada 10 de septiembre.

La medida, que lleva las firmas del presidente Alberto Fernández, del jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y de los ministros de Salud, Carla Vizzotti, de Desarrollo Social, Juan Zabaleta, y de Educación, Nicolás Trotta, establece un protocolo de actuación ante este tipo de situaciones.

Existe una guardia de salud mental hospital zonal "Dr. Ramón Carrillo". Entrada por Elflein

Uno de los puntos más importantes de esta normativa indica que el Poder Ejecutivo “podrá establecer la cobertura de nuevas prestaciones o ampliar las existentes” para incluir el tratamiento de esta problemática en el Plan Médico Obligatorio (PMO) que ofrecen tanto el sector público, como el privado y las obras sociales.

“No podrá dejarse sin cobertura, negar la atención sanitaria o discontinuar el tratamiento, tanto en episodios de crisis, como así tampoco en ninguna de las etapas del proceso mientras persista el riesgo suicida. Del mismo modo se desarrollarán dispositivos de promoción y prevención para efectivizar las políticas, planes y programas de prevención del suicidio y autolesiones”, precisó el documento.

Esta norma había sido votada por unanimidad de ambas cámaras del Congreso en 2015  pero desde entonces estaba sin reglamentar, y, por ende, sin efectiva aplicación. Ahora, el texto plantea que “quien padeció ideaciones y/o conductas suicidas tiene derecho a ser atendido en el marco de las políticas de salud; debiendo priorizarse la asistencia de los niños, las niñas y adolescentes, destacando que la atención, en todos los casos, deberá ser a través de un equipo interdisciplinario”.

Datos que preocupan

En este contexto, el subsecretario de Gestión de Servicios e Institutos del Ministerio de Salud, Alejandro Collia, dijo que “el suicidio es una problemática de salud pública mundial y de la Argentina, prevenible y multicausal”.

Al respecto, el funcionario indicó que “la Argentina tuvo entre 2010 y 2019 alrededor de 31.000 muertes por suicidio” y remarcó que “las franjas etarias que mayor prevalencia tienen son las de los 15 a 29 años y de 25 a 39″.

Entre los considerandos del Decreto publicado este viernes, el Gobierno señaló que la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) califica a este tema “como un grave problema de salud pública de carácter prevenible mediante intervenciones oportunas, basadas en datos fidedignos”.

"Septiembre amarillo" es una campaña de la OMS, que está vinculada al mes, semana y Día Mundial para la Prevención del Suicidio.

En este sentido, detallaron que, según datos del año 2019 de la OMS, cada año cerca de 800.000 personas se quitan la vida, “siendo la segunda causa principal de muerte entre personas de 15 a 29 años de edad”. Además, se estima que por cada adulto que se suicidó, hay otros 20 individuos que lo intentaron.

En Bariloche, los números reflejan una realidad similar. Desde el área de Salud Mental del Hospital zonal reconocen la importancia de la problemática, poniendo énfasis en los intentos de suicidio entre adolescentes, que entre otras consecuencias, se suman las autolesiones e ideas de muerte.

Los especialistas coinciden en que el suicidio es un tema de salud que requiere un abordaje comunitario y responsable, y que la mejor manera de prevenirlos es con la atención temprana y contención, “desde casa, desde la escuela, desde cada espacio, motivando a las personas”.

Días atrás, Verónica Sacristán y Romina Miraglia, quienes asumieron en conjunto la jefatura de Salud Mental, contaron a medios locales que “hay que entenderlo en el orden de una afección no tratada, y eso no es porque falten espacios adecuados. De hecho, en nuestros servicios, están. A veces las personas no alcanzan a pedir ayuda porque les suceden otras cosas. En el caso de los adolescentes, cuando uno de ellos está creciendo, siente un desorden en un montón de cuestiones, un ‘doler’ que pasa por el cuerpo, la mente, con pensamientos que muchas veces se consuman en ciertos actos que terminan con estas ideas de muerte llevadas al hecho”.

“Varias de esas situaciones no llegan a la consulta, porque pueden pasar diversas cosas… Quien llega a ese desenlace es porque realmente está sufriendo”, puntualizaron.

Es importante que sepas

  • La persona que se suicida no desea morir. La persona que tiene ideas suicidas está transitando una situación de ambivalencia en su vida, es decir, desearía morir si su vida continúa de la misma manera, pero desearía vivir si se produjeran cambios significativos en ella.
  • Se cree que el que dice o amenaza con quitarse la vida, no lo hace, sin embargo, la mayoría de las personas que se suicidan, hicieron saber el propósito de acabar con su vida.
  • Toda persona antes de cometer un intento de suicidio evidencia una serie de señales que de ser detectada a tiempo puede ayudar a evitarlo. El suicidio no ocurre sólo por impulso.

  • El suicidio o intento de suicidio puede ocurrir durante un proceso depresivo o no.
  • Los comportamientos suicidas se han asociado con depresión, abuso de sustancias, esquizofrenia y otros padecimientos mentales, además de comportamientos destructivos y agresivos. Sin embargo, esta asociación no se debe sobrestimar. No hay una relación directa entre el sufrimiento que padece quien desea terminar con su vida y los padecimientos o enfermedades mentales.
  • Hablar con una persona sobre sus intenciones de matarse no incrementa la posibilidad de cometer suicidio. Dialogar sobre el tema reduce la posibilidad de cometerlo y puede ser una oportunidad para ayudar a quien está padeciendo.
  • No debe asociarse el suicidio y el intento de suicidio con acciones de cobardía o valentía, tampoco con hechos románticos o heroicos. No es menor destacar que la acostumbrada asociación que se realiza desde los medios de comunicación del suicidio con hechos delictivo al anunciarlos en las secciones policiales, debe ser cuestionada.
  • Suele afirmarse que los niños no se suicidan. Sin embargo, una vez que un niño adquiere el concepto de muerte puede cometer suicidio.
  • La tendencia al suicidio no es hereditaria. Lo que sí puede trasmitirse por medio de la educación es la visión sobre el suicidio como una forma de solución a los problemas.

Cómo prevenirlo

  • Reconociendo los signos de alerta:
  • Aislamiento
  • Persistencia de ideas negativas
  • Dificultad para comer, dormir y trabajar
  • Desesperanza
  • Llanto inconsolable
  • Repentino cambio de conducta
  • Mostrando interés y apoyo
  • Respetando las diferentes expresiones de sentimientos
  • Eliminando prejuicios. El suicidio no es ni bueno ni malo, tampoco un hecho delictivo, es una situación de sufrimiento

*Ante una situación de riesgo recurrir personalmente o en nombre de otra persona al centro de salud más cercano o bien comunicarse con Línea de Prevención del Suicidio - Ayuda a Personas en Crisis: 135 (gratuita desde Capital y Gran Buenos Aires), (011) 5275-1135 o 0800-345-1435 (desde todo el país). (ANB)

Temas de esta nota
Te puede interesar
Últimas noticias