lunes 24 de junio de 2024

Seguridad Vial

El cinturón de seguridad y su importancia

El cinturón juega un papel fundamental para amortiguar la desaceleración del cuerpo en caso de colisión o choque.

domingo 09 de junio de 2024
El cinturón de seguridad y su importancia
El cinturón es la pieza pasiva más importante en cuanto a seguridad del vehículo. Foto: ilustrativa.
El cinturón es la pieza pasiva más importante en cuanto a seguridad del vehículo. Foto: ilustrativa.

Empezaremos este artículo con la obviedad de que un cinturón de seguridad bien colocado y abrochado es la pieza de seguridad pasiva del vehículo, más importante hasta el momento, presente en caso de un accidente vial. 

El cinturón juega un papel fundamental para amortiguar la desaceleración del cuerpo del conductor y ocupantes de un vehículo en caso de colisión o choque, evitando que éstos se golpeen con los elementos del interior del vehículo o que salgan eyectados o despedidos. 

Cuando las personas implicadas en un accidente de tráfico no hacen uso del cinturón de seguridad pasa lo siguiente: con el impacto de una colisión la velocidad del vehículo cambia súbitamente y el cuerpo del ocupante llevaría la misma velocidad. Esta sería la causa de la eyección de las personas fuera del vehículo por alguna puerta o ventana; o el impacto en cadena contra partes internas de la carrocería.

En estos casos, el cinturón usado correctamente permite una desaceleración suave del cuerpo y cumple dos funciones: sujetar a las personas implicadas en un accidente vial y reducir la desaceleración. El limitador de carga libera carrete poco a poco, para que ante esta situación, el cuerpo no sufra un impacto tan brusco y provoque lesiones menores, haciendo que se libere una cantidad controlada de cinta cuando la fuerza sobre la pelvis o el pecho ha alcanzado unos valores predeterminados, para causar el mínimo de lesiones posible. De acuerdo con todo esto, la diferencia de la distribución de fuerzas entre un ocupante libre y otro sujeto, cuando golpean con partes interiores del vehículo será también significativa: a menor fuerza por unidad de superficie, menor lesividad.

De hecho, existen estudios que han demostrado que hacer un uso correcto del cinturón de seguridad disminuye hasta el 50% el riesgo de muerte en los ocupantes de asientos delanteros y un 25% en los ocupantes de asientos traseros en todo tipo de colisiones. Del mismo modo, solo por el hecho de no salir despedido, el riesgo de morir haciendo uso del cinturón de seguridad se reduce en un 23%; y el riesgo de lesiones un 26%, según datos de Agencia Nacional de Seguridad Vial.

Una forma muy visual de entender la efectividad del cinturón para evitar que salgamos eyectados en caso de un choque, en una prueba de crash test efectuada por Ford, cuando uno de sus vehículos SUV Expedition fue lanzado en una violenta serie de vuelcos, expulsando a todos sus pasajeros (dummies) en el proceso.

En este Crash Test Ford dejó a todos sus maniquíes desabrochados, lo cual es muy poco habitual en estas pruebas. Ford quería mostrar la resistencia de su vidrio y la capacidad de su compartimiento de pasajeros para soportar un choque tan dramático, e incluyó los maniquíes voladores como recurso para ilustrar la importancia de abrocharse el cinturón, cosa que logró a la perfección.

El Ministerio de Transporte, a través de la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV), realizó un estudio a nivel país sobre las conductas de los argentinos al volante. Los resultados demuestran que más de 1,5 millones de personas que circulan en auto pasaron a utilizar el cinturón de seguridad y 1 millón de personas que viajan en motos pasaron a utilizar casco.

El estudio de comportamiento tiene como objetivo determinar la tasa de uso de elementos de seguridad vial (cinturón de seguridad, casco de motocicleta, silla de retención infantil y luces diurnas) de conductores y ocupantes de motos y automóviles. Se realizó en 236 puntos de observación distribuidos en todo el país y se observaron 95.782 automóviles y 38.606 motocicletas.

El análisis de los resultados arrojó que, a nivel nacional, sólo el 55% de los conductores utilizan el cinturón de seguridad, proporción que se reduce al 42,8% entre copilotos y al 19,9% entre ocupantes traseros. Como consecuencia, el indicador “total vehículo protegido”, que alude a la proporción de vehículos en que todos los ocupantes utilizan el cinturón, asciende apenas al 49,3% de todos los vehículos observados. Respecto de la última medición (2016), se observa un crecimiento del uso del cinturón únicamente entre conductores (del 50,2% en 2016 al 55% en 2018). El uso de cinturón entre copilotos se mantiene estable, mientras que entre ocupantes traseros tiende a la baja (del 23,1% en 2016 al 19,9% en 2018).

A nivel regional, el estudio evidencia que el uso de cinturón en el indicador “total vehículo protegido” es superior a la media nacional (49,3%) en Cuyo (62,8%) y en AMBA (57,7%). La región patagónica (48,7%) se encuentra alineada a la media nacional, mientras que la región pampeana (43,6%), NOA (40,5%) y NEA (40,4%) registran los niveles de uso de cinturón más bajos del país. Respecto del año 2016, se observa un crecimiento significativo del indicador “total vehículo protegido” en AMBA, NOA y Patagonia, mientras que las regiones Pampeana, Cuyo y NEA se mantienen estables.

En general, los incrementos en la proporción de vehículos protegidos se explican principalmente por el aumento del uso en la posición del conductor, y del copiloto en el caso de AMBA y de la Patagonia. Lo más importante es que se registraron aumentos significativos en el uso de cinturón entre ocupantes traseros tanto en la Patagonia, como en NEA y en Cuyo. A pesar de ello, el porcentaje de uso de cinturón entre ocupantes traseros en estas regiones no supera el 30%.

Cuando se analiza el uso de cinturón de los ocupantes según su género y edad, el estudio evidencia que las mujeres y adultos mayores de 36 años se protegen más que los hombres jóvenes. A su vez, cuando los vehículos son conducidos por una mujer, se observa mayor uso del cinturón en el resto de las posiciones. Sólo 2 de cada 10 vehículos son conducidos por una mujer.

LOS NIÑOS Y LA SEGURIDAD VIAL

La última medición del estudio observacional permite determinar que sólo el 24,4% de los menores de 10 años observados circulaba protegido (en la posición trasera y utilizando la sillita correspondiente). Los niveles de protección de los niños menores de 10 años superan la media nacional en la región patagónica (39,1%), Cuyo (36,6%), NEA (29,9%) y AMBA (29,7%), mientras que la región Pampeana (21,4%) y NOA (16,4%) registran niveles de protección muy por debajo de la media.

En relación con los menores de edad (de entre 0 y 17 años), la última medición determinó que el 9% de las motos circulaban con al menos un menor de 18 años; y que, de éstos, sólo el 27,8% se encontraba protegido mediante el uso de casco. Esta proporción constituye un decrecimiento de los niveles de protección registrados en 2016 (31,6%). El uso de casco entre menores de edad es superior a la media nacional en Patagonia (83,1%), Cuyo (64,2%) y AMBA (48%), mientras que NEA (32,6%), Pampeana (22,6%) y NOA (17,9%) registran los niveles de protección más bajos del país. Estas regiones son, a su vez, las que observan mayor concentración de motos que transportan menores de edad. Respecto de 2016, la Patagonia y NEA son las únicas regiones que registran un aumento del uso de casco por parte de los menores, mientras que las regiones Pampeana y NOA tienden a la baja. -

Crédito Estadísticos: Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV).

 

Este profesional es integrante de -CIFTT (Centro de Investigación Forense y Tecnología del Tránsito) – siendo mi intención que a través de estos artículos se promuevan  los comportamientos seguros en las calles, rutas de la provincia y la nación. -

Te puede interesar
Últimas noticias
MÁS VISTAS