miércoles 17 de abril de 2024

Pacientes

Tras los aumentos en prepagas, crece la demanda en la Salud Pública

A un sistema en crisis, se le suman consultas y prácticas de personas cuyas obras sociales no garantizan cobertura o que dieron de baja el servicio.

martes 27 de febrero de 2024
Tras los aumentos en prepagas, crece la demanda en la Salud Pública
La situación del hospital zonal sigue siendo crítica. Foto: archivo Marcelo Martínez.
La situación del hospital zonal sigue siendo crítica. Foto: archivo Marcelo Martínez.

El último año no fue fácil en la Salud Pública y la crisis se acentuó incluso más, en los pasados tres meses. A un desfinanciamiento del sistema, que implicó falta de insumos y recursos humanos, se le suma ahora, el crecimiento de la demanda incentivado por los aumentos de prepagas y obras sociales, que derivaron en bajas de miles de personas.

La desregulación de las obras sociales, decisión impulsada por el gobierno nacional, implicó fuertes incrementos en las cuotas que pagan sus afiliados, de hasta un 100% , que en muchos casos, no pudo ser sostenido.

Un estudio realizado por una consultora privada, señala que el 70% de los usuarios de medicina prepaga en el país, analiza la posibilidad de realizar cambios en su cobertura de salud actual.

Esto se traduce en cambiar de plan, a uno más económico, o en muchos casos, darse de baja de la prepaga y contar únicamente con el Plan Médico Obligatorio que corresponde por defecto, a cada rubro.

Según los números de este informe, un 26% de los usuarios considera abandonar su proveedor actual en busca de otra cobertura privada, mientras que un 10% evalúa la posibilidad de depender exclusivamente del sistema de salud pública.

En Bariloche, y Río Negro en general, la Salud Pública atraviesa una fuerte crisis que implica una grave falta de insumos y de recursos humanos, con una demanda en crecimiento además, por los aumentos ya mencionados.

Leonardo Gil, director del hospital zonal, indicó a ANB que desde diciembre a enero, las cifras estasdísticas con las que cuentan, indican un incremento de consultas y pacientes, aunque se centra principalmente en dos áreas: guardia y procedimientos quirúrgicos.

En lo que refiere a internación, el aumento de la demanda fue de un 2%, aunque en guardia, creció de un 37 a 44% en los últimos meses. Además, en quirófano, la demanda prácticamente se duplicó de un 30 a un 50%.

“Muchas personas con obras sociales que no cubren ciertos procedimientos, se atienden en el hospital”, indicó Gil y aunque remarcó que “no es un número tan grande”, es la crisis del sistema lo que hace notar las cifras.

Los problemas en el hospital zonal no son nuevos, pero en el último año empeoraron. En diciembre, incluso, los propios médicos solicitaron ayuda a la población porque prácticamente no tenían los insumos básicos para atender demandas diarias.

A esto se suma, además, un reclamo de los trabajadores por una recomposición salarial que no tiene una respuesta satisfactoria. El reclamo recobró importancia en pandemia, cuando el personal de Salud, esencial para la lucha contra el virus, denunció sueldos magros que únicamente logran compensar con guardias insostenibles.

La oferta salarial nunca fue la esperada por los trabajadores y esto se acentuó ahora, cuando solicitan una recomposición acorde a la inflación y a la pérdida del poder adquisitivo sufrida por la devaluación.

En los últimos tres meses, el impacto de los ajustes implementados por el gobierno nacional, hicieron mella en el sistema y si bien, hubo algunas ayudas “paliativas”, Gil remarcó que “la situación sigue siendo crítica”.

“Los costos de insumos y elementos utilizados para atender se dolarizaron y los ingresos quedaron demasiado bajos”, sostuvo Gil.

En este sentido, el director del hospital destacó que hubo algunas mejoras y cambios que permitieron un pequeño “respiro” en lo que refiere a la compra de medicamentos e insumos. “Aumentó el Fondo de Financiamiento Hospitalario, pero seguimos remando en dulce de leche”, sostuvo.

A la crisis económica, se le suma la crisis habitacional

La crisis no solo se ve agravada por la cuestión económica, si no que además, otro de los aspectos a tener en cuenta es el éxodo profesional que vive la ciudad desde hace un par de años a esta parte, que también se nota en el hospital zonal.

“En el último tiempo, se fueron profesionales y trabajadores de distintas áreas de Salud por la falta de alquileres o los precios impagables que se solicitan y esto también impacta”, señaló Gil.

Según las cifras de los últimos meses, unos 180 trabajadores del hospital renunciaron, por motivos económicos y habitacionales y no hubo ingresos de recursos humanos. Esto implica una sobrecarga para quienes permanecen en sus puestos laborales y también, una falta de respuesta a la demanda poblacional.

“Es muy desgastante intentar mantener abierto el hospital en estas condiciones. Desde el Gobierno provincial indicaron que la Salud sería la prioridad pero todavía no llegan las soluciones”, remarcó. (ANB)

Te puede interesar
Últimas noticias