miércoles 10 de agosto de 2022

Fallo unánime

Condenaron a 18 años de prisión a Díaz por el homicidio de Santiago Arriagada

El hombre pidió perdón por el crimen, pero indicó que “fui extorsionado durante 16 años”. Los jueces consideraron su arrepentimiento como "poco genuino".

viernes 05 de agosto de 2022
Condenaron a 18 años de prisión a Díaz por el homicidio de Santiago Arriagada
El crimen de Santiago Arriagada ocurrió el 29 de octubre de 2021. Fotos: Marcelo Martínez.
El crimen de Santiago Arriagada ocurrió el 29 de octubre de 2021. Fotos: Marcelo Martínez.

El autor del crimen de Santiago Arriagada fue condenado a 18 años de prisión luego de que admitiera su responsabilidad en el hecho. Luis Díaz habló en el cierre de la audiencia y aseguró que “siento muchísimo lo que pasó porque yo también tenía muchísimos planes, pero a mí me estuvieron extorsionando durante 16 años”.

En la audiencia de cesura que se realizó este viernes, la querella representada por la abogada Ana Vera, incorporó el testimonio de tres personas más antes de llegar a los alegatos. Los testigos eran dos vecinos y el ex cuñado del joven de 16 años.

“Era el que estaba siempre con su mamá. El siempre estaba dispuesto para su familia”, recordó entre lágrimas, Romina Sánchez, madre de una compañera de la escuela primaria del chico. “El buscaba amor, cariño, en mi familia lo había conseguido”, sostuvo.

Su vecino Luis Cárdenas agregó que “era un excelente chico, era como si fuera un hombre grande, se dedicaba a la madre, su casa, el patio” y recordó que “quería estudiar, trabajar. Quería comprarse una bicicleta porque no tenía. No tengo palabras para decir lo que era Santiago”, finalizó también visiblemente conmovido.

Díaz dijo estar arrepentido por el crimen de Santiago Arriagada. Foto: Marcelo Martínez.

A la hora de presentar los alegatos, la primera en hacerlo fue la fiscal Betiana Cendón, quien adelantó que el delito de homicidio simple tiene una pena que parte de los 8 años y se extiende hasta los 25 años de prisión.

“La extensión del daño causado para la madre y los testigos que lo conocieron, no hacen más que dar cuenta de un chico con sueños y proyectos que quería tener un oficio, darle mejor vida a su madre”, relató Cendón y agregó que “tenía 16 años y su vida fue arrebatada.

La fiscal remarcó que Santiago quería saber cuál era su origen. “Esa necesidad de ejercer el derecho a la identidad, lo llevo a la discusión que terminó con su muerte”, consideró y añadió que si bien luego se descartó que el acusado fuera el padre, “no es menor que Díaz pensaba que era su hijo, que Santiago creció creyendo que era su padre. Y esto fue el centro de discusión. No deja de ser determinante para pedir el monto de pena”.

La fiscal enumeró los atenuantes y señaló que se trata de un hombre de 64 años, instruido que no cuenta con antecedentes penales, además de recordar que tiene problemas de salud. En cuanto a los agravantes, tuvo en cuenta el ocultamiento y descarte de la ropa de Santiago tras asesinarlo y dejar su cuerpo en cercanías al santuario del Gauchito Gil.

La Fiscalía solicitó 14 años de prisión. Foto: Marcelo Martínez.

“En función de los agravantes y atenuantes, corresponde imponer la pena de 14 años de prisión”, sostuvo Cendón en representación del Ministerio Público Fiscal.

“El 28 de septiembre de 2005 nació Santiago. Afuera de la sala del hospital estaba el señor Díaz porque estaba convencido de que era su hijo”, indicó Vera en el inicio de sus alegatos y añadió que “aportó una suerte de cuota alimentaria para el sostenimiento” del menor aunque también sostuvo que “fue claro desde un principio, que no esperaran más nada de él y Raquel, para evitarle una situación complicada para la familia, lo aceptó”.

La situación, según los alegatos de la abogada querellante, cambió cuando el adolescente creció y pidió saber quién era su padre. “Para Santi no fue suficiente que le prometiera un skate, que le regalara un buzo. Quería tener una persona a la que decirle papá”, relató.

Vera luego indicó que para establecer un vínculo sin llegar a un juicio por filiación, Raquel Arriagada, madre de la víctima, solicitó asesoramiento y así se llegó a una audiencia de mediación que estaba fijada para tres días después de que Díaz asesinara al joven.

La querella solicitó 20 años de prisión. Foto: Marcelo Martínez.

“La familia nunca va a saber qué pasó. Ese dolor, esa incertidumbre fue lo que llevó a su mamá a pedir exhumar el cadáver, porque le quedan preguntas a esta mamá. ¿Qué hizo de malo Santi para que el señor Díaz lo haya matado?”, preguntó.

La abogada continuó y remarcó que Santiago “era de una familia pobre” y en este sentido, quebrada por el llanto, consideró que las ganas de estudiar que los conocidos de Santiago recordaron que tenía, se debían a que “tal vez era la única manera de superarse en la vida”

En base a esto, Vera solicitó una pena de 20 años “porque si bien está el atenuante de no tener antecedentes, lo mató en la condición de que era su hijo”, consideró y agregó que “lo premeditó y luego obstruyó bastante la investigación”

La defensa, por su parte, con los abogados Pablo Calello y Estanislao Cazaux, consideraron acorde la pena solicitada por el Ministerio Público Fiscal y remarcaron los atenuantes de su defendido, especialmente la edad y los problemas de salud que padece. Además, hicieron alusión al intento de suicidio del acusado luego de asesinar al adolescente.

Tal como habían adelantado sus abogados, Díaz esperó al cierre de la audiencia para hablar. “No estoy de acuerdo con lo que dijeron, pero lo acepto”, adelantó con un tono de voz tranquilo y agregó que “acepté lo que fue casi una extorsión con los llamados a mi casa, al 911, a mi lugar de trabajo” y remarcó que “el único trato que tuve con él, fueron 3 o 4 horas y nunca me trató de padre”.

Díaz admitió no haber declarado de inmediato, aunque señaló que “hay partes de mi vida que no recuerdo” en relación a los episodios que ocurrieron posterior al asesinato. “Estoy arrepentido porque falta una persona que tenía una vida por delante”, sostuvo.

Su alocución continuó e indicó que “todos tenemos la responsabilidad. Yo la acepto” para luego añadir que “yo no voy a ver más a mi madre tampoco. Siento muchísimo lo que pasó porque yo también tenía muchísimos planes, pero a mí me estuvieron extorsionando durante 16 años”.

El Tribunal, compuesto por los jueces Gregor Joos, Romina Martini y Víctor Gangarrosa, llamó a un cuarto intermedio de cuarenta minutos para luego decidir de forma unánime que Díaz es considerado culpable por el homicidio simple. Además, la pena decidida fue de 18 años, mayor a lo pedido por la defensa y el Ministerio Público Fiscal.

La madre de Santiago pidió justicia por su hijo, "aunque nada me lo va a devolver", sostuvo. Foto: Marcelo Martínez.

En su decisión, el Tribunal tuvo como agravante la edad de la víctima. “Estamos hablando de un niño de 16 años que tenía madurez y responsabilidad que superaba la de un niño, pero no dejaba de serlo”, sostuvo el juez Gregor Joss. Además, sostuvo que “Díaz actuó pensando que estaba matando a su hijo. Todos sabemos que es un homicidio calificado con pena de prisión perpetua. Era la calificación originaria de la fiscalía y que modificó al obtenerse el resultado de ADN”.

Además, consideraron que la conducta de Díaz, en los días posteriores al crimen, también es un agravante y añadieron que se trata de un efectivo policial. “Uno espera otro tipo de conductas de un policía o un bombero”, remarcó.

En cuanto a los atenuantes presentados por la defensa, el Tribunal tuvo en cuenta la falta de antecedentes penales del autor, pero descartó la edad y consideraron “un valor neutro, ya que es una persona madura”. Con respecto al estado de salud, sostuvieron que “no influenció en nuestra decisión” y por último, con respecto al intento de suicidio, “consideramos una interpretación que no es unívoca, ya se puede tomar como arrepentimiento pero puede tener otro sentido como escapar a una condena”, sostuvieron.

Las palabras que Díaz emitió en la audiencia, también fueron parte del análisis del Tribunal a la hora de arribar a una condena. “Por un lado manifestó que se encontraba arrepentido, pero al mismo tiempo, habló de que fue extorsionado por 16 años. Habló de arrepentimiento, pero destacó a sus hijos deseados y queridos frente a la madre de Santiago. Dijo que, si algo había hecho esto, era afianzar su relación familiar” detalló el juez y añadió que “observamos una clara falta de empatía, de compasión de humanidad. No nos parece genuino ni sincero su pedido de perdón”. (ANB)

Te puede interesar
Últimas noticias