miércoles 18 de mayo de 2022

Denunca

Preocupación de vecinos por un nuevo “caño de rebalse” en el lago

Cerca de playa Centenario advirtieron una obra que podría enviar crudo directo al agua. Desde la empresa constructora aclararon que se trata de un emisario de emergencia.

viernes 06 de mayo de 2022
Preocupación de vecinos por un nuevo “caño de rebalse” en el lago
(Foto: gentileza)
(Foto: gentileza)

Por Cecilia Russo.

Vecinos cercanos a la playa Centenario advirtieron la obra y colocación de un caño, complementario al colector costanero, y expresaron su preocupación ya que podría tratarse de un artefacto de rebalse que arrojaría desechos crudos directamente al lago.

"Venían trabajando con el tema del colector costanero, una obra bastante importante. Ya lleva como dos años de trabajo, hicieron unos depósitos muy grandes donde va a ir el reservorio de lo que se junta y con bombas envían todo a la planta de tratamiento de líquidos", relataron a ANB.

“El jueves pasado aparecieron unas máquinas sobre la playa y en una hora hicieron un agujero tremendo”, aseguraron.

Según las fuentes, se trataría de un caño de desborde, de unos 100 metros "que van a meter por debajo de la playa y por adentro del lago, sostenido por unos pilotes de hormigón  para que el caño no se levante. Tiene alrededor de unos 80 centímetros de diámetro y se utilizará para el rebalse de líquidos", describieron.

Desde el Municipio, en principio aclararon que es un emisor de agua. Y luego agregaron que harán una interconsulta con el ENHOSA.

"Para nosotros, está muy lejos de esa realidad. No es para captar y mucho menos para tomar agua", apuntaron los vecinos.

Y señalaron: "A la planta del colector le falta un año de obra porque no están las bombas instaladas y hay depósitos que se derrumbaron. Pero ya está el caño de desborde puesto: quién te dice que no habiliten y empiecen a tirar crudo desde ahora sin tener la planta hecha".

Detalle de los depositos de la planta elevadora. (Foto: Gentileza)

Otra fuente a la que consultó este medio, contó que ese caño se trataría de un plan C: "el plan A es el de las bombas que tira los líquidos hacia la planta de tratamiento; el B es un caño que hoy está instalado a lo largo de la costa del lago que tienen rebalse a la altura de la terminal de ómnibus y que ya hemos denunciado. Entonces cuando fallen las primeras opciones, se va a tirar crudo al agua y va a estar 100 metros adentro y a unos 30 metros de profundidad; quién fiscaliza esto", cuestionaron.

Y concluyeron: "La obra avanza pero no en la instalación de bombas ni en la reparación de los tanques que ya están colapsados y van a tener filtraciones. Todo lo que hay es este maldito caño que una vez que lo pongan no habrá manera de controlar que se tira por ahí".

De acuerdo a lo que pudo saber este medio, la obra que se ejecuta cumple con la normativa vigente y cuenta con la autorización del Área de Gestión Ambiental del Departamento de Conservación y Educación Ambiental de la Administración de Parques Nacionales. “Seguramente sea todo legal, pero es inmoral;  por qué la primera opción tiene que ser arrojar residuos al lago”, respondieron los vecinos.

¿Qué dice la empresa?

La obra que se realiza en la zona se trata de la futura estación de bombeo, y está a cargo de la empresa Ecosur Bahía SA. Ante las versiones anteriormente mencionadas, desde la firma salieron a aclarar qué es lo que se está ejecutando.

En principio, aseguraron que “no se está vertiendo al lago Nahuel Huapi líquidos cloacales crudos” y que “la turbidez que se observa en la orilla del lago en este sector, y relacionada con la obra en ejecución, se debe a la remoción de suelo producto de las tareas de excavación para la instalación del emisario”.

Desde Ecosur confirmaron que el trabajo puntual que se está haciendo se trata de un emisario de emergencia el cual consiste en la instalación de una cañería de PEAD liso, de diámetro 800 mm  y de 114m de longitud,  con origen en una cámara anexa a la estación de bombeo.

En este sentido, ratificaron que “sólo se usaría en un caso de emergencia” y cómo se había adelantado, es un plan C. Es decir que se utilizará únicamente “en caso de falla simultánea de la totalidad de los cinco equipos de bombeo. La estación de bombeo se alimenta de la red eléctrica de la ciudad”.

“Si falla la red anteriormente mencionada se ha previsto una línea de alimentación eléctrica exclusiva para la estación de bombeo desde la usina Pechon”. Y si llegara a dejar de funcionar de forma simultánea las dos líneas eléctricas anteriormente mencionadas, está prevista la instalación de un grupo electrógeno autónomo automático con capacidad para abastecer la estación de bombeo”, describieron desde la empresa en un comunicado oficial al que accedió ANB.

Por último, Ecosur remarcó: “La obra de construcción de la Estación de Bombeo, y la instalación de un conducto emisario de contingencia al lago Nahuel Huapi, cuenta con la documentación ambiental respaldatoria, y las aprobaciones correspondientes por parte de los organismos nacionales, provinciales y municipales con incumbencia. Su ejecución no presenta riesgo de contaminación de las aguas del cuerpo receptor, toda vez que se trata de una obra civil que no requiere la descarga de líquidos contaminantes. Los líquidos actualmente vertidos al lago provienen del bombeo de aguas subterráneas para deprimir en nivel de las napas freáticas, necesario para la construcción de la nueva Estación de Bombeo”. (ANB)

Te puede interesar
Últimas noticias