lunes 25 de octubre de 2021

Laboral

Una joven trabajadora de un hostel será indemnizada por sobrecarga de tareas

Se desempañaba como mucama y sufrió un siniestro laboral que tuvo origen en una carga exagerada de tareas. Quedó con una limitación funcional superior al 50 por ciento.

lunes 27 de septiembre de 2021
Una joven trabajadora de un hostel será indemnizada por sobrecarga de tareas
Foto: archivo.
Foto: archivo.

A raíz de un siniestro laboral que tuvo origen en una carga exagerada de tareas, una joven mujer que se desempeñó como mucama de un hostel quedó con una limitación funcional superior al 50 por ciento.

La trabajadora deberá ser indemnizada por Federación Patronal ART S.A. quien consideró que las dolencias sufridas no tuvieron origen en el siniestro denunciado. Las tareas asignadas durante la relación laboral, que también fue probada, incluían la realización de la limpieza de diecisiete habitaciones y sus respectivos baños, subir y bajar colchones de cuchetas además de la limpieza.

El origen de dolencia ocurrió en el marco de las tareas habituales que desempeñaba. Al momento de bajar un colchón sintió que su espalda no respondía, dicho de otra manera, quedó "dura".

En la ocasión el empleador realizó la denuncia ante su aseguradora y la trabajadora recibió atención en sanatorios. En ese momento fue diagnosticada con lumbalgia, recibiendo como tratamiento medicamentos y sesiones de kinesiología, para luego otorgarle el alta.  El fallo consigna que "de los informes surge evidente, que existe un claro nexo de causalidad entre el padecimiento denunciado y el accidente, todo lo cual autoriza a considerar la existencia de un accidente de origen laboral que debe ser resarcido máxime teniendo en consideración que se trata de una persona joven 30 años al momento de producirse el siniestro".

El caso tramitó ante Cámara Laboral Segunda de Bariloche.

Además de los padecimientos físicos la mujer sufrió secuelas psíquicas a raíz de toda la situación atravesada. Así lo dictaminó la pericia psicológica ordenada por el Tribunal, quien señaló que los factores psicológicos, que incluyen angustia, ansiedad, aspectos depresivos, son consecuencia de la patología física, por el dolor, por la limitación de su vida laboral, personal y familiar. En este sentido, la profesional sugirió apoyo terapéutico y estableció, en ese marco, la incapacidad de la actora en un 20% correspondiente a una reacción vivencial anormal que trae aparejada neurosis y depresión.

Las personas que trabajaban con la mujer ratificaron que efectivamente mientras armaba una cama cucheta en su parte superior, de la que había bajado el colchón para su armado dejándolo en el suelo, al agacharse para volver a subirlo sintió un fuerte dolor punzante en su cintura que la dejó bloqueada sin poder volver a enderezarse.

Asimismo, el dictamen del médico designado señaló la juventud de la trabajadora -30 años- edad en la casi no existe chance que las dolencias tengan otro origen que el siniestro denunciado.

Temas de esta nota
Te puede interesar
Últimas noticias