lunes 27 de septiembre de 2021

Conducción

Aprender a manejar, sin importar la edad

"Como dice el dicho popular, tener un hijo, sembrar un árbol, escribir un libro, y yo les agregaría: Manejar un auto", remarcó el perito Néstor Vidal.

domingo 12 de septiembre de 2021
Aprender a manejar, sin importar la edad

Por Néstor Vidal*

Hoy les traigo algunas historias de vida de mujeres, que, pasados los 50 años, decidieron sentarse y tomar “las riendas” de un auto y por supuesto las de su vida. Algunas decidieron comenzar a manejar por iniciativa propia, otras estimuladas por su compañero de vida o algún familiar. A partir de estas historias espero incentivar a cada mujer con alas que todavía no se animaron a volar.

Pasé toda mi vida con miedo a manejar, porque a los 16 años tuve un accidente y me traumó. Luego, tuve a mi bebé en mi casa con mi pareja y pude controlar esa situación. Nada es imposible.

¿Entonces por qué no poder aprender a manejar? Me repetía una y otra vez que, con sólo tener el control del embrague, ¡tenía el control de mi vida! Ahora el auto es un amigo que me acompaña y hace mejor mi vida. Estoy orgullosa de mis logros. Logré eso que nunca imaginé que iba a poder hacer. Me siento libre, soy libre”, nos describió Mariela mientras miraba su auto por la ventana. 

Con un cafecito temprano por la mañana, en una confitería de nuestra ciudad Bariloche, Carmen me contó que su experiencia al volante la rejuveneció, ya que al aprender algo nuevo, su cerebro funciona de otra manera y pudo ver las cosas desde otro punto de vista. Estar al volante me genera responsabilidad. Creo que las mujeres, al ser dadoras de vida, valoramos más la seguridad al manejar”. 

Gabriela me transmitió que, a su edad, más de 50 años, encontró independencia y le cambió totalmente la vida. Nunca pensé que el manejar te abre las alas, me siento libre” y recomienda que sea la edad que sea, lo mejor es encontrar un buen profesor que te enseñe en las calles, eso te genera seguridad en el momento que te encontrás sola al volante. 

Por su parte, Sofia, recomienda a las que todavía no se sienten seguras en las calles (y ya tienen licencia) salir en horas de poco tránsito (ella salía a manejar a la hora de la siesta) por barrios de poco movimiento primero y luego, de a poquito, por lugares más transitados. Si tienen una amiga que las pueda acompañar es lo ideal, si no, pueden llegar de visita a la casa de alguna de ellas temprano y volver más tarde cuando ya hay menos movimiento. El tener la obligación de volver a casa es un buen incentivo. 

Mientras que Norma, una mujer de 53 años, docente, la que dependía única y exclusivamente de su marido, para trasladarse de una escuela a la otra, para ir al supermercado, para efectuar cualquier tipo de trámite, hasta que un día la fatalidad golpea a su vida, con la muerte de su esposo, haciendo esto que dicho suceso la obligue a aprender a conducir con la sumatoria de sus cuatro hijos pequeños, siendo al día de fecha una mujer totalmente independiente, segura y con el control no solamente del volante sino también de su vida. 

La mejor forma de ir sacando el miedo de aprender algo nuevo, es la confianza. Y la confianza se logra con práctica y sólo práctica.

ESTADÍSTICAMENTE: 

Estudios recientes, realizados en todo el mundo, se señalan las ventajas en la conduciendo la mujer, al volante, ya que no solo son mas prudentes a la hora de respetar normas de tránsito, sino que en la mayoría de los accidentes de tránsito ellas son las victimas y no culpable. ABC News, en Estados Unidos, resulta que “en todos los estudios, sin excepción, los hombres presentan un mayor numero de accidentes que las mujeres”. Las causas son que manejan con mayor velocidad, conducen en estado de embriaguez y violan las señales de transito con mayor frecuencia que las mujeres causando así importantes percances al momento de la conducción.  

Gracias a todas las mujeres por sus relatos que seguramente inspirarán a lograr a más números de mujeres a que se animen a tomar el volante, sabiendo desde ahora que no importa la edad que tengan. 

Por una cuestión de privacidad y de confiabilidad de las protagonistas, salvaguardare los datos personales de las mujeres que me confiaron sus propias experiencias. Con el único objetivo de alentar a las demás para que se animen a comenzar a conducir.

 

 

CENTRO DE INVESTIGACIÓN FORENSE Y TECNOLOGÍA DEL TRANSITO

Te puede interesar
Últimas noticias
MÁS VISTAS