lunes 27 de septiembre de 2021

Aniversario

A un año de la avalancha en la que murió Mario Ruiz: cómo lo recuerdan sus compañeros

El jefe de Patrulla del cerro Catedral falleció el 27 de julio de 2020 al ser alcanzado por una avalancha. "Queremos mantenerlo siempre presente", manifestaron.

martes 27 de julio de 2021
A un año de la avalancha en la que murió Mario Ruiz: cómo lo recuerdan sus compañeros

“Uno siempre escucha que la persona que muere, era buena, pero con Mario era verdad”, resume Mauro Urra, compañero de trabajo de Mario Ruiz, el jefe de Patrulla que murió hace un año al ser alcanzado por una avalancha de nieve en el cerro Catedral.

El 27 de julio de 2020, la temporada ya extraña por la pandemia, por la incertidumbre de si se podría abrir el centro de esquí o no, vivió un episodio que marcó la vida de todos los trabajadores del cerro Catedral, de los esquiadores y fanáticos de la nieve que lo conocían y de un montón de personas ajenas a los deportes de nieve pero que habían tenido la fortuna de cruzarse con este hombre para el que nadie encuentra más que buenas palabras.

Cuando Mario empezó a trabajar en la montaña, en la época en que el centro de esquí pertenecía a la firma Robles, tenía unos 18 años. Nunca había esquiado y empezó “desde abajo”, como recordaron varios de sus amigos. Pero fueron su tenacidad, su pasión por el trabajo y la excelente predisposición que siempre lo caracterizaron lo que permitió que llegara a ser el jefe de Patrulla, con el reconocimiento de todos los que lo conocían o veían su desempeño.

“Se me vienen un montón de recuerdos a la cabeza. Justo ese día yo estaba en la base, donde estoy ahora…miro para arriba, en el sector donde fue la avalancha y no lo puedo creer”, relata Urra desde el cerro Catedral.

Tanto como en 2020, cuando Mario falleció, como ahora, las palabras se repiten y destacan la personalidad de este jefe de Patrulla que “era tan capaz, una persona muy trabajadora, tenía una forma de ser tan tranquila, siempre en paz, aunque hubieran un montón de quilombos, el siempre mantenía el aplomo y te transmitía eso”, afirma quien fue su compañero de trabajo.

“Es muy triste que no esté, se siente su ausencia porque compartimos muchas cosas en todos estos años, pero tratamos de mantenerlo presente. Tenemos cuadros de él por todas partes”, cuenta Urra quien continúa en el equipo de Patrulla.

La calidad del trabajo, el profesionalismo y la dedicación que Mario tenía no solo se apreciaban en Bariloche. En 2020, en su viaje a Aspen, las cualidades de este experto en la montaña hicieron que incluso, fuera nombrado como el patrullero del año. Era la primera vez que vivía una experiencia similar en el exterior y lo hizo demostrando el amor que tenía por su trabajo.

Esa misma pasión por la montaña, la nieve y su trabajo, las demostraba en el cerro Catedral. “Era de esos buenos jefes de verdad, que siempre buscaba mejorar, que se arreglaba con lo que hubiera”, destaca Urra.

El 27 de julio de 2020, Mario perdió la vida en una avalancha que se originó en el sector norte del cerro Catedral, mientras personal del equipo de Patrulleros se trasladaba por ese sector realizando tareas de preparación previas a la apertura al público.

La avalancha espontánea de placa próxima al camino conocido como Intermedia se desplazó formando un cono hasta cercanías del camino ABC Norte. Dos patrulleros fueron atrapados y tuvieron que ser rescatados por sus compañeros.

Uno de ellos fue Mario. El otro, su compañero de toda la vida, Oscar “Cacho” Arrellano, quien estuvo internado tres días con politraumatismos, aunque por fortuna, fuera de peligro. Luego, siguieron largos días de internación domiciliaria al estar en plena pandemia. Al día de hoy, “Cacho” como lo conocen todos, continúa con tratamiento psicológico y psiquiátrico debido al momento que vivió.

“Fue muy difícil al principio, me hice mucho la cabeza pensando en un montón de cosas. Recordarlo me dolía muchísimo… ahora ya lo recuerdo con las cosas buenas que hicimos”, cuenta a ANB este hombre que compartió más de 30 años de trabajo con Ruiz.

“Yo arranqué en el área de limpieza de baños, y cuando cambié de área, entró Mario para reemplazarme. Era un pibe y enseguida empezó una amistad”, recueda Arrellano y agrega que “hicimos muchas cosas los dos, siempre estuvimos juntos. Este trabajo te tiene que generar pasión, te tiene que gustar, porque si no, no lo aguantas”.

“Mario era un jefe con todas las palabras”, resume Cacho y en su voz se puede percibir el sentimiento que se mantiene intacto. El cariño, la amistad, los buenos momentos compartidos son todo lo que mantiene el recuerdo de Ruiz presente en cada rincón del cerro Catedral.

“Era un tipazo en todo. Recuerdo que una vez yo quería hacerle una hamaca a mi nene y le conté que me cobraban re caro. Él se daba mañas para todo y sin dudarlo me dijo ‘el domingo la hacemos’, que era el día de franco y así sin dudarlo, fue y me ayudó a hacer la hamaca para mi hijo que todavía está en el patio de casa y cada vez que la miro, me acuerdo de Mario”, relata Mauro.

Cacho por su parte, agrega que “era una persona con mucho empuje, con mucha fuerza, muy pacífico, voluntario, un jefe con todas las palabras”. Así lo recuerdan todos, así mantienen vivo su recuerdo.

“El generó en la gente eso, que todos dijeran ‘se fue un buen tipo’”, remarca Mauro y añade “nosotros queremos que siempre, todos, los de medios, de máquinas, todos, lo recordemos porque fue un tipo que salió de abajo y todo lo que hizo fue con convicción, con amor, que hizo la diferencia, y a esa gente, hay que tenerla presente siempre”, finalizó Mauro. (ANB)

Te puede interesar
Últimas noticias