lunes 27 de septiembre de 2021

Accidentes

La conducción y el consumo de alcohol

Está comprobado que el alcohol es uno de los principales enemigos del conductor, pues suele ser un factor desencadenante de accidentes de tránsito. La columna del perito, Néstor Vidal.

domingo 13 de junio de 2021
La conducción y el consumo de alcohol

*Por Néstor Vidal

Mucha gente cree que como nuestra ley penaliza el alcohol a partir de los 0.5 gramos de alcohol por litro de sangre (gr.-lt.), sus efectos peligrosos se manifiestan a partir de ese valor. Pero, sin embargo, infinidad de estudios y experiencias prácticas han demostrado que no es así.

LEY DE TRÁNSITO N° 24.449- Artículo 48PROHIBICIONES

En el inciso a) estableciendo la prohibición de conducir cualquier tipo de vehículo con una alcoholemia superior a Cero (0) miligramos por litro de sangre.

Es una opinión coincidente entre los especialistas del mundo que el alcohol tiene gran influencia en la generación de accidentes, y que sus efectos más evidentes se ven reflejados en una limitación y alteración notoria del estado psicofísico del conductor. Mucha gente cree que como nuestra ley penaliza el alcohol a partir de los 0.5 gramos de alcohol por litro de sangre (gr.-lt.), sus efectos peligrosos se manifiestan a partir de ese valor. Pero, sin embargo, infinidad de estudios y experiencias prácticas han demostrado que no es así. Aún en pequeñas dosis sus consecuencias primarias se localizan sobre la vista, disminuyendo la visión periférica que en un conductor normal es la posibilidad de percibir objetos a casi 170°, indispensable cuando nos conducimos en tránsito urbano y necesitamos ver vehículos o personas que se aproximan desde una intersección sin necesidad de girar nuestra cabeza.

No contar con esta particularidad de la visión, producto del alcohol, sería como conducir nuestro vehículo a través de un túnel. Este efecto se manifiesta con el primer vaso de vino o cerveza y con concentraciones de alcohol inferiores a 0,2 gramos de alcohol por litro de sangre.

En concentraciones mayores a los 0,5 comienza a actuar sobre la coordinación de movimientos y los tiempos de reacción aletargando las maniobras. Además, afecta más críticamente la visión disminuyendo la percepción, generando imágenes borrosas o equivocadas. En este estado el conductor comienza a cometer gran cantidad de errores de maniobras como no poder sostener el vehículo en un carril, gran imprecisión y una notable pérdida de concentración. En este aspecto, desde la seguridad vial es altamente peligroso ya que la persona se siente menos inhibida y por lo tanto no reprime la posibilidad de conducir; y es en estas condiciones donde se ven las principales tragedias.

DESCONTROL

Una de las razones que complican aún más este sombrío panorama es que en Argentina rara vez se realizan controles de alcoholemia sobre las rutas, principalmente en nuestra ciudad (los cuales anterior a la pandemia se observaron más operativosen forma regular) por lo que no se tiene una percepción clara de cuán expuesta está nuestra sociedad al consumo del alcohol mientras se conduce. Por otro lado, ante el temor de ser controlado por un retén policial, en muchos casos, el conductor alcoholizado evita conducir, lo que genera indirectamente una exitosa acción preventiva. En algunos países este tipo de medidas ha generado un impacto muy positivo en pos de disminuir la cantidad de conductores alcohólicos que circulan en las rutas. Es que las penas en caso de detección suelen ser muy severas, pueden llegar hasta la suspensión del registro de conducir. Es difícil predecir cuánto afectará a una persona el consumo de una copa de algún tipo de bebida que contenga alcohol ya que sus efectos se verán modificados dependiendo del peso, del estado físico, de la edad y del acostumbramiento al consumo de este. Por lo general, una persona de un peso de unos 75 kg, que es consumidorocasional, alcanzará con rapidez los 0.5 gramos de alcohol por litro de sangre con dos vasos de cerveza, un vaso de vino o una copa de champagne.

“Algunos grupos sociales tienen una costumbre muy sana. Determinan quién será el conductor que regresará conduciendo y, en consecuencia, esa persona deberá comprometerse a no consumir alcohol.”

Mucha gente cree que una ducha fría o un buen vaso de café cargado disminuyen los efectos del alcohol, la realidad indica que a lo sumo inhibirá su efecto durante algunos minutos, pero al poco tiempo volverá a afectar con las mismas consecuencias que lo había hecho anteriormente. Debemos tener en cuenta para esta época del año la posibilidad de consumir alcohol en algún momento y prever algún tipo de alternativas a la conducción.

Hay momentos del año en el mundo y particularmente en nuestro país, y sobre todo en nuestra ciudad San Carlos de Bariloche (viernes, sábados, domingos, feriados largos, vacaciones de verano e invierno) en que algunas costumbres sociales, sumamente agradables y simpáticas, si no se manejan con criterio y conciencia pueden resultar peligrosas, arriesgadas, angustiantes y costosas.

Según el grado de alcohol en sangre (alcoholemia), que está directamente ligada a la cantidad consumida y al tipo de bebida (debido a las distintas concentraciones de alcohol de éstas), se manifiestan diferentes estados:

Como puede observarse, un mínimo porcentaje de alcohol en sangre altera nuestra capacidad de atención, respuesta y decisión; y esto trae aparejado un aumento de posibilidades de padecer un accidente.

Las cervezas artesanales tienen distintos grados de alcohol según el tipo decebada que oscilan entre los 4 grados hasta los 12.las denominadas cervezas “livianas” como las rubias o Honey son las que menos grados contienen, sin superar los 4 o 5 grados que también tienen las industriales.

Las cervezas “pesadas”, que se consumen más durante el invierno, como por ejemplo la IPA, rondan entre los 10 y 12 grados dependiendo el estilo.Se las conocen como “vino de malta” por su similitud con los vinos en relación con la cantidad de grados que poseen.Las cervezas artesanales más “pesadas” vienen obteniendo una gran aceptación en los consumidores en los últimos años sobre todo en nuestra ciudad.

* Perito en accidentología vial terrestre y en investigación forense de incendios.

 

Te puede interesar
Últimas noticias
MÁS VISTAS