miércoles 17 de abril de 2024

Justicia

A través de un embargo a IPROSS lograron entregar la medicación oncológica de Augusto

Con solo una dosis, la familia de Augusto logró, mediante una orden judicial, que se obligara a la obra social a entregar el tratamiento, cuyo costo asciende a más de 21 millones de pesos mensuales.

viernes 22 de marzo de 2024
A través de un embargo a IPROSS lograron entregar la medicación oncológica de Augusto
La medida refleja la crítica situación de pacientes que batallan por acceder a tratamientos esenciales ante un sistema de salud plagado de deficiencias. Foto: gentileza.
La medida refleja la crítica situación de pacientes que batallan por acceder a tratamientos esenciales ante un sistema de salud plagado de deficiencias. Foto: gentileza.

La Justicia de Bariloche intervino a favor de Augusto, un joven de 29 años que padece leucemia mieloide crónica, asegurando la entrega de su vital medicación después de un preocupante periodo de incertidumbre y angustia. La medida judicial llegó tras una serie de promesas incumplidas por parte de la obra social provincial, IPROSS, poniendo en riesgo la vida del joven debido a la falta de acceso a su tratamiento con Ponatinib, un costoso inhibidor de la tirosin-quinasa.

"Estamos festejando como si nos hubiésemos ganado la lotería", afirmó esta tarde Ana, la madre de Augusto a ANB. Es que luego de varios trámites y llamadas desesperadas al Poder Judicial, la farmacia, una droguería en Buenos Aires y al IPROSS, esta tarde el Ponatinib llegó a las manos de Augusto.

Desde los 7 años, Augusto sufre esta enfermedad, encontrando un rayo de esperanza en este tratamiento específico, el único capaz de mantener su condición bajo control. Sin embargo, el elevado costo del medicamento, que asciende a más de 21 millones de pesos por solo 30 comprimidos, llevó a Augusto y su familia en una posición de vulnerabilidad extrema, dependiendo totalmente de la cobertura de su obra social.

La situación alcanzó un punto de crisis este mes cuando, con apenas dos dosis restantes y tras recibir promesas no cumplidas por parte de IPROSS sobre la disponibilidad del tratamiento, la continuidad del mismo peligró seriamente. A pesar de una solución temporal en enero, después de la intervención mediática y la presentación de un recurso legal, los problemas de provisión resurgieron, evidenciando fallos sistémicos en el suministro de cuidados de salud vitales.

En un acto de desesperación, la familia de Augusto presentó un nuevo recurso de amparo contra la obra social, lo que resultó en una orden judicial que mandató la entrega de la medicación dentro de las siguientes 24 horas, bajo amenaza de un embargo de fondos contra IPROSS. Esta decisión legal subraya la urgencia y la seriedad de la situación, destacando la batalla constante de los pacientes para asegurar sus derechos a un tratamiento adecuado frente a las deficiencias del sistema de salud.

La resolución del caso de Augusto arroja luz sobre las dificultades que enfrentan muchos pacientes en su lucha por acceder a tratamientos esenciales, a menudo atrapados en el laberinto burocrático del sistema de salud. "Estamos cansados de las mentiras y de que jueguen con nuestras esperanzas", declaró la madre de Augusto, expresando el sentir de muchas familias en situaciones similares, buscando respuestas y acciones concretas por parte de las autoridades sanitarias. (ANB)

Te puede interesar
Últimas noticias