domingo 29 de enero de 2023

Cada sábado

Feria Franca, una cita directa con los productores regionales

Dulces, panificados, frutas y verduras orgánicas y hasta plantas, este espacio se instaló hace 14 años en el corazón del barrio Belgrano y es parada obligada de fieles clientes.

sábado 21 de enero de 2023
Feria Franca, una cita directa con los productores regionales
Los productores se reúnen cada sábado en la plaza céntrica para ofrecer una amplia variedad de productos. Fotos: Marcelo Martínez.
Los productores se reúnen cada sábado en la plaza céntrica para ofrecer una amplia variedad de productos. Fotos: Marcelo Martínez.

Como cada sábado, la plaza Belgrano se convierte en el espacio donde productores regionales arman sus puestos, instalan sus productos y reciben a cientos de clientes, residentes y turistas, que llegan buscando la diferencia de sabores que aporta lo casero, orgánico y natural.

La Feria Franca surgió hace 14 años, como un espacio en el que agricultores locales vendían el excedente de sus frutas o verduras que cosechaban y no iban a utilizar para consumo propio, pero cada vez, adquirió más fuerza y hoy es una cita obligada durante la temporada de verano.

Actualmente, hay unos 20 feriantes activos, “llegan algunos nuevos y otros se retiran. La huerta es un trabajo muy difícil y hay gente que ya comienza a retirarse”, contó Pamela Cowes, secretaria de la Feria Franca.

La Feria Franca surgió hace 14 años. Foto: Marcelo Martínez.

Si bien con el paso de los años, la feria fue diversificando sus ofertas, siempre hubo una premisa: “que todo aquel productor o productora que participe, tenga algo de verduras o sus productos estén hechos a base de verduras”, explicó Pamela.

Los productores no solo son de Bariloche, si no que viene gente de Villa Llanquín, Arroyo Chacay, Ñirihuau, Villegas, El Manso, El Bolsón y Colonia Suiza. “Hacemos convocatorias constantemente porque la gente busca mucha verdura y Bariloche es complicado con el clima, siempre solicitamos porque es lo que más nos falta”, indicó la mujer que en su puesto, entre otras cosas, ofrece originales dulces de verduras.

Los sábados, a partir de las 11, vecinas, vecinos y turistas pueden recorrer los puestos que arman y desarman religiosamente en cada cita, los productores. Cada puesto tiene algo distinto para ofrecer: dulces, leche y quesos caseros, verduras, frutas, hierbas aromáticas, plantas, alfajores, chocolates, entre otras cosas.

“Es difícil ser feriante, pero es algo que se vive con alegría, que te llega al corazón”, sostuvo Vanesa, de La Bruja Orgánica en su puesto donde decenas de suculentas, atraen la atención con diferentes formas, colores y tamaños.

Vanesa forma parte de la Feria Franca hace 13 años. Foto: Marcelo Martínez.

Vanesa y su marido participan de la feria hace 13 años, casi desde sus inicios. También venden plantines y verduras, aunque este año se complicó la producción debido a un inconveniente en uno de sus invernaderos.

“Este año está un poco flojo, pero creemos que se debe a la situación económica y la gente quizás prioriza comprar verduras o alimentos”, analizaron junto a su compañero. En febrero, esperan contar con las uvas orgánicas que cosechan para sorpresa de muchos, en un clima frío y muy distinto al de los lugares donde los parrales son protagonistas. “Suelo cosechar entre 400 y 500 kilos por temporada”, contó Vanesa.

En su invernadero, hay más de 5 mil suculentas que le demandan trabajo diario. “Son plantas especiales para la gente que no tiene tiempo. Son carne de perro como se dice”, señaló.

En frente, Fabiana vende productos caseros, miel y algunas hierbas aromáticas que produce en Colonia Suiza. A unos metros, Oscar llegó de El Manso con leche recién ordeñada, panes y budines caseros y los infaltables dulces que produce junto a su compañera Gladys.

Los feriantes coinciden en la necesidad de contar con un espacio propio. Foto: Marcelo Martínez.

Todos los feriantes coinciden en algo: hace años esperan un espacio propio donde poder tener un lugar bajo techo en el cual trabajar todo el año y no únicamente cuando el clima en Bariloche lo permite.

“Hace 15 años que venimos y armamos y desarmamos todo, cada sábado. Montamos el puesto, traemos las cajas con las cosas, un baño químico, se torna difícil”, señaló otra feriante a lo que Fabian agregó que “en los años que llevamos de feria, nunca nos recibió un intendente”.

La Feria Franca se realiza todos los días de 11 a 15 horas. Foto: Marcelo Martínez.

Oscar expresó que si bien se vende bien, se nota que la gente busca precios y que no gasta como en otros años. Lo relacionó a la situación económica actual, pero “tenemos trabajo que es lo importante”, dijo con convicción.

“La idea de tener un lugar cerrado sigue siempre en pie y es para poder vender todo el año. Si tuviéramos un lugar techado, nuestro, podríamos ir en la semana y trabajar constantemente de esto”, añadió Pamela.

De todas maneras, la plaza es parte de la Feria, “no se puede dejar”, sostuvo Pamela. Hay clientes que llegan junto a los productores y aguardan mientras se instalan los puestos. Están los que ya saben qué ir a buscar y quienes van a probar algo nuevo cada sábado y por supuesto, los turistas que se sienten atraídos y terminan probando todo lo que las manos de los productores, elaboran en otra nueva edición de la Feria Franca. (ANB)

Te puede interesar
Últimas noticias