domingo 25 de septiembre de 2022

Las recetas que le dan sabor a los festejos chilenos

Las Fiestas Patrias marcan el calendario del vecino país, pero las tradiciones se mantienen y se viven en Argentina también. La gastronomía, es una de ellas.

sábado 17 de septiembre de 2022
Las recetas que le dan sabor a los festejos chilenos
Amante de la cocina, Carmen prepara las recetas de su país a la perfección. Foto: Marcelo Martínez.
Amante de la cocina, Carmen prepara las recetas de su país a la perfección. Foto: Marcelo Martínez.
Por Claudia Olate

“Las guatitas picantes eran lo que más salía en las ramadas antes de la pandemia”, dice Carmen en su mesa en la que destacan algunos productos clásicos de Chile y un centro de mesa donde tiene dos banderines: uno argentino y otro chileno.

Los nombres por demás originales son muchos, así como los sabores. Cada país se distingue por sus platos y si bien con Chile compartimos algunas recetas, tienen las propias que sacan a relucir en cada 18 de septiembre, cuando celebras sus Fiestas Patrias.

Carmen Delgado llegó a Argentina hace más de 40 años y sin embargo, guarda las recetas y los sabores de su país como si estuviera allí, en su Cochamó natal. Durante muchos años participó activamente en el Círculo Chileno y recuerda los días previos a la ramada y los preparativos en la cocina.

“Lo que más salen siempre son las empanadas, las de carne, pero hay mucha variedad igual”, dice y como nada mejor que mostrar lo que dice con hechos concretos, sirve unas empanadas sobre la mesa. “¿Es la misma receta que las argentinas?”, le consulto y dice que a grandes rasgos sí, aunque en Chile se opta por comer generalmente, con mucho picante.

Pero la clásica gastronomía chilena esconde mucho más que las deliciosas empanadas, que generalmente son fritas y las hay de todo tipo, especialmente de carne y de pescado. Los nombres no puede menos que sacar una sonrisa, pero además, generan intriga porque poco dicen de sus ingredientes y para aquella persona que no conoce, los platos son un misterio.

“El milcao es uno muy conocido también”, añade la mujer y relata brevemente su receta. “Se hierven las papas, se hace un puré y ahí se agrega, también, papa cruda rallada. A ese puré, se le añade huevos y harina y chicharrones”. De la masa que se obtiene, se hacen tortillitas que luego, se fríen. “Es una comida muy antigua que se sigue manteniendo”, relata.

Recordé haber comido alguna vez, una receta dulce, muy sabrosa. No tengo que decir mucho para que sepa de qué le hablo. “Se llaman picarones”, me dice despejándome de mi confusión con otra preparación similar.

Carmen llegó a Argentina hace más de 40 años. Foto: Marcelo Martínez.

Para hacer un rico picarón, se parte de un puré de zapallo al que se le agrega harina, levadura y un poco de azúcar. Se obtiene una masa suave que se corta como si fueran tortas fritas y luego se hace frito y para coronar este sabor, aparte se hace un almíbar con chancaca, un producto típico de Chile, y se embebe cada torta en este líquido. ¿El resultado? Delicioso.

Volviendo a las recetas saladas, Carmen recuerda una preparación que le genera risa: “el chancho en piedra”, dice y se pregunta por qué se elegirán ciertos nombres para algunos platos. Básicamente, se trata de una salsa picante, con tomates maduros, ajo y ají, que tradicionalmente se pasan por el mortero y se obtiene una salsa con la que se suelen untar las tortas fritas o sopaipillas y de aquí se desprende otra receta.

Las sopaipillas son una opción que podemos hacer en casa y disfrutar de un sabor típico chileno. “Se hace un puré de zapallo al que se le agrega harina, sal y un poquito de manteca derretida. Sale una masa blandita, se estira y se cortan tortitas que se hacen fritas”. El chancho en piedra o el clásico pebre, son los acompañantes ideales de estas parientas de las tortas fritas argentinas.

Y si bien recetas hay infinidad, y también varían de acuerdo a cada región de Chile en la que estemos, una que se puede encontrar en cualquier lugar y que es la estrella de los puestitos de venta en la ruta, es sin dudas, el trigo mote.

Carmen se para, va hasta su cocina y aparece con un paquete de trigo mote. “Esto se deja en remojo de un día para el otro y luego se hierve. Aparte se prepara un jugo con canela, cascaritas de naranja, lo que tengas ganas y se hierven frutas secas en este líquido”. Allí, finalmente, se agrega el trigo mote ya hervido y lavado y listo. “Es para darle más sabor al trigo que sino no tiene mucho gusto”, aclara.

La comida es, sin dudas, parte de la identidad de cada pueblo y la gastronomía chilena es muestra de ello. Por eso en cada celebración, en cada ramada, en cada reunión, se preparan algunos de los platos más conocidos. Quienes no viven en su país, además, lo hacen también, para sentirse un poco más cerca de su lugar. (ANB)

Te puede interesar
Últimas noticias