lunes 14 de junio de 2021

Bosques

Una denuncia que se repite: Tala ilegal en el cerro Otto

Caminos precarios por el interior del bosque son testigos de la tala que se realiza a pesar de las infracciones constantes.

viernes 04 de junio de 2021
Una denuncia que se repite: Tala ilegal en el cerro Otto
Las denuncias se repiten año tras año. Fotos: Marcelo Martínez.
Las denuncias se repiten año tras año. Fotos: Marcelo Martínez.

Las laderas del cerro Otto son elegidas por muchas personas para hacer deportes, caminar y conocer, pero lamentablemente, también son el escenario de constantes talas furtivas que a pesar de las denuncias, multas y controles, no paran.  “Es un trabajo hormiga. Vamos, hacemos infracciones, secuestramos motosierras, autos y material, pero al otro día están otra vez, otra gente y así se repite todo el tiempo”, contó a ANB el inspector de la Dirección de Bosques de la Zona Andina, Alfredo Allen.

Las denuncias muchas veces las hacen las mismas personas que concurren a disfrutar del aire libre, pero también, vecinos de la zona que ven subir y bajar camiones y camionetas cargados de leña por caminos que solo conocen ellos.

Vecinos y transeúntes de la zona se encuentran a diario con personas talando árboles dentro del bosque. (Foto: Marcelo Martínez)

“Esta es la historia de siempre, se repite cada vez en esta época. Cada vez están más organizados”, indicó a ANB, Alex,  uno de los vecinos que reside en la zona. El hombre contó además que se abrieron caminos por la zona del barrio El Frutillar y así, quienes realizan tala ilegal, evitan el camino principal que es transitado a diario por muchísimas personas.

Allen es inspector en la zona hace 18 años. Hasta hace muy poco, era el único en la zona andina lo que significaba muchísimo y constante trabajo. “Desde que estoy acá, siempre se repite la situación y siempre es la misma gente. Los apellidos son los mismos año tras año”, contó el hombre.

“También recibimos denuncias del complejo Piedras Blancas, porque son damnificados directos”, sostuvo Allen. El fin de semana se realizaron operativos en la zona y se identificaron a 20 personas que realizaban tala furtiva. “Secuestramos material y herramientas, fui con el apoyo de la Brigada Rural de la Policía de Río Negro”, detalló.

Este fin de semana encontraron a unas 20 personas realizando tala furtiva. (foto: gentileza Dirección de Bosques)

Actualmente el inspector no cuenta con un vehículo 4x4 que pueda acceder a los caminos que abren quienes practican la tala furtiva, lo que dificulta un poco más todavía la tarea de controlar e intentar evitar que esto avance.

“Hace unos días fuimos a caminar, nos encontramos con tipos con motosierras tirando árboles a morir, llamamos tres veces al 911 y no nos dieron respuesta”, aseguró Alex y agregó que “te metes a los senderos y encontrás a estos tipos con caballos, con camionetas por caminos que no sabés cómo hacen para entrar. Es todo muy raro”.

Según Allen, el 80% de las infracciones y de las personas que realizan esta práctica ilegal, lo hacen para venta de leña. “Son muy pocas las personas que lo hacen para consumo personal porque verdaderamente necesitan calefacción. Estos tipos venden el metro de leña a 2500 pesos aproximadamente, es cuestión de sacar números”, sostuvo el inspector.

Generalmente se talan lengas para vender la leña. (Foto: Marcelo Martínez)

La mayor parte de la tala es de lenga, un árbol que según Allen, crece a partir de los 1200 metros de altura. “Si ves que se vende leña de lenga es casi seguro que se trata de tala ilegal de algún cerro”, consideró.

“Estamos trabajando, pero la realidad es que no hay muchos recursos”, sostuvo Allen y agregó que en esta época se trata de tala para leña, aunque en la primavera suelen talar cipreses para producción de madera.  A pesar de los intentos, “entran, hacen picadas y se lanzan cargados de leña para abajo por lugares que no sé cómo hacen”, remarcó.

Lamentablemente, a pesar de los esfuerzos de policías y el inspector y denuncias de la gente, la tala ilegal no para. A la par, organizaciones ambientales realizan reforestaciones en intentos de mantener la vida del bosque. “Trabajamos todo el tiempo, pero es un montón de gente, vamos secuestramos motosierras, hacemos infracciones, pero no paran”, finalizó Allen. (ANB)

Te puede interesar
Últimas noticias