27/11/2020

Vecinos salieron a la calle a reclamar por la falta de transporte público

En distintos puntos de la ciudad hubo concentraciones y reclamos.

Vecinos salieron a la calle a reclamar por la falta de transporte público
Vecinos y vecinas de distintos barrios se manifestaron por la falta de colectivos.
Fotos: Marcelo Martínez.

Por Gonzalo Contino

Luego de 12 días consecutivos sin transporte público, vecinos de distintas zonas de Bariloche salieron a la calle a reclamar. En la rotonda de Herman y Pasaje Gutiérrez, en Bustillo, en el Puente Negro y en el este, alzaron la voz por esta situación que afecta la movilidad diaria de los y las barilochenses.

En la rotonda de Herman y Pasaje Gutiérrez los vecinos protestaron con fuertes críticas al intendente Gennuso y a la empresa Mi Bus. Allí cortaron una de las manos de la rotonda y estuvieron acompañados por choferes del transporte de pasajaros que se sumaron al reclamo.

Antonia Rauque, del barrio Unión contó que “estamos muy complicados por la falta de colectivos durante tantos días, la gente que trabaja o baja al centro para hacer trámites, no puede ser que no haya una solución”, además de señalar que “el intendente tiene que ponerse del lado de los trabajadores, que también están haciendo su reclamo justo para que les paguen".

“Con los taxis se gasta lo que ganas en el día para comer”, señaló al hacer referencia a las complicaciones que genera la falta de un servicio  público esencial como es el transporte público.

Magalí Villarroel del barrio El Frutillar contó a ANB que “esta manifestación es porque hace mucho tiempo que no tenemos colectivos porque la gente no cobra, y todos los que trabajan tienen derecho a cobrar”. “La gente mayor no puede bajar a retirar los medicamentos y otros perdieron su trabajo por no poder llegar”, agregó y apuntó que “el intendente se tiene que hacer cargo, porque él asumió este compromiso, él fue elegido por el pueblo y tiene que dar respuestas”.

A la movilización se sumaron choferes de Mi Bus que mantienen su reclamo por la falta de pago. Cesar Alonso, de la agrupación Juan Manuel Palacios de choferes de colectivos explicó: “Vinimos a acompañar a los usuarios en su justo reclamo, como el nuestro que es cobrar nuestro salario. No es como dice el intendente de que no cumplimos nuestra palabra, que no queremos trabajar y que somos vagos. Lamentamos mucho las desacertadas declaraciones de Gennuso”.

Al ser consultado sobre la postura de los usuarios al reclamo salarial, Alonso destacó que “el acompañamiento de los usuarios es total, los vecinos apoyan nuestro genuino reclamo y nosotros el de ellos; necesitamos tener un transporte como corresponde y que la empresa responda por nuestro salario”.

Si tomamos los últimos 50 días, es decir desde el 9 de octubre hasta hoy, 27 de noviembre, Bariloche estuvo la mitad de los días sin transporte público.

El mes pasado, la medida de fuerza de los trabajadores de Mi Bus comenzó el día 9 y se extendió hasta el 21 inclusive. El servicio volvió a funcionar el jueves 22 y se mantuvo solamente por 25 días, ya que el lunes 16 de noviembre volvieron a parar.

El motivo de los paros de estos últimos meses es la falta de pago de los salarios de los trabajadores, quienes hasta el momento solamente recibieron el 50% de lo que les corresponde. Además, tampoco cobraron las cuotas correspondientes a un acuerdo alcanzado entre el gremio y la empresa Mi Bus por el aguinaldo y diferentes ítems que forman parte de la deuda. (ANB)

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    82%
    89 votos
  • No me gusta
    1%
    1 voto
  • Me es indiferente
    12%
    13 votos
  • Me da vergüenza
    3%
    3 votos
  • Me enorgullece
    2%
    2 votos
Dejar un comentario
Kayakismo, caminatas y talleres son algunas de las propuestas del programa que se ofrece a los chicos para revincularse con la vida escolar.
No solo los organizadores serán multados, sino también quienes auspicien o provean insumos para el evento. Conocé la norma en detalle.
El programa que devuelve el 50% de los gastos a los turistas, inyectó más de $15.000 millones al sector.
La empresa rionegrina se quedó con el desarrollo de un reactor nuclear en los Países Bajos.
El empleado buscó amparo en el decreto que no permite despidos en pandemia, pero la empresa argumentó que la privación de su libertad fue la causa de la suspensión del contrato.
Dos mujeres se llevaron dos partes de anteojos de un comercio céntrico.