lunes 24 de junio de 2024

Radiografía de los 48 nuevos estudiantes del Instituto Balseiro

Días atrás comenzaron su primer año de clases. Conocé de dónde son, qué carreras estudiaban antes de ingresar, y otros datos sobre sus vidas.

miércoles 07 de agosto de 2019
Radiografía de los 48 nuevos estudiantes del Instituto Balseiro

Estudiantes de distintas ciudades de Argentina e incluso del exterior comenzaron su primer año de clases en el Instituto Balseiro.

En abril rindieron el examen de ingreso y hace pocos días comenzaron las clases. Son los nuevos estudiantes de grado del Instituto Balseiro, que provienen de diez provincias de Argentina y de cuatro países de América latina. En Bariloche, los 48 estudiantes de las cuatro carreras de grado fueron recibidos en su primera clase por el profesor de matemáticas, Sergio Grillo. Así, comenzaron el primer semestre de clases, rodeados de mucha naturaleza y, también, de ciencia y tecnología, en el predio del Centro Atómico Bariloche.

¿Cuántos estudiantes hay por carrera? ¿De dónde son? ¿Qué carreras estudiaban antes de ingresar? Esas son algunas de las preguntas que responde esta nota, que ya es tradicional en esta época del año, producida por el Área de Comunicación del Instituto Balseiro. Además, algunos estudiantes cuentan desde cuándo y por qué eligieron estudiar, entre otros detalles, en este instituto dependiente de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) y la Universidad Nacional de Cuyo (UNCuyo).

Datos de 2019

En la Licenciatura en Física, hay 15 nuevos estudiantes; y dos en la opción Física Médica de la misma carrera; en Ingeniería Nuclear, ingresaron 12; en Ingeniería Mecánica, nueve; y en la carrera más nueva del Balseiro, Ingeniería en Telecomunicaciones, hay 10 estudiantes. Todos reciben becas completas de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA).

Si bien es su primer año en el Balseiro, todos están ya en tercer año de sus carreras. Al ingresar, los estudiantes deben tener materias aprobadas de los primeros dos años de una carrera universitaria afín. En la convocatoria de 2019, 223 estudiantes completaron la inscripción, 176 rindieron el examen escrito, 61 pasaron a la etapa de entrevistas y 48 resultaron seleccionados para ingresar.

En el total de estudiantes que completaron la inscripción, el porcentaje de mujeres es 17,49%; y en el total de ingresantes, el porcentaje de mujeres es 12,5%. La distribución por carrera de las seis estudiantes que ingresaron este año es la siguiente: dos en Ingeniería Nuclear, dos en Ingeniería en Telecomunicaciones, una en la Licenciatura en Física y una en Ingeniería Mecánica.

De Argentina, lideran el ranking de más estudiantes: CABA, con diez ingresantes; la provincia de Mendoza, con siete; las provincias de Río Negro y Santa Fe, con cinco cada una; y la provincia de Salta, con cuatro. Sigue el listado, la provincia de Buenos Aires, con tres ingresantes; San Juan, La Rioja y Chubut, con dos cada una; y Córdoba y Chaco, con un ingresante cada una. Además, ingresaron al Balseiro dos estudiantes de Ecuador, dos de Venezuela, uno de Perú y uno de Cuba. El rango de edades de los 48 ingresantes varía de los 19 a los 29 años.

¿De qué carreras provienen los ingresantes de 2019? El abanico incluye la Licenciatura en Física o Ciencias Físicas; y diversas carreras de Ingeniería, como Ing. Química, Ing. Mecatrónica, Ing. Industrial e Ing. Espacial. Las carreras de Ing. en Informática, Ing. en Electrónica e Ing. Civil forman también parte de las carreras de origen de los ingresantes de este año.

En esta ocasión, los ingresantes provienen de 12 universidades argentinas. La lista incluye a la Universidad de Buenos Aires, el Instituto Tecnológico de Buenos Aires, la Universidad Nacional del Comahue, la Universidad Nacional de Cuyo, la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco y Universidad Nacional de La Plata. La lista se completa con la Universidad Nacional del Nordeste, la Universidad Nacional de Rosario, la Universidad Nacional de Salta, la Universidad Nacional de San Juan, la Universidad Nacional de San Martín y la Universidad Tecnológica Nacional.

Historias de aquí y allá

El lunes 29, el primer día de clases, las autoridades y el personal de apoyo académico dieron la bienvenida a los estudiantes. Fue en una breve reunión realizada en la biblioteca del Balseiro, que se llama biblioteca “Leo Falicov” y que se caracteriza no sólo por su vasta colección de libros y amplios espacios para el estudio, sino también por sus hermosos paisajes. De fondo, se podía ver los cerros nevados López, Bellavista y Catedral.

Hacia fines de esa primera semana, durante un recreo de la clase de “Mecánica Clásica”, algunos estudiantes aceptaron contar brevemente sus historias. Marco Madile Hjelt, uno de los ingresantes, contó que tiene 20 años, nació en Buenos Aires y realizó los primeros años de la Licenciatura en Física en la Universidad de Buenos Aires. Su familia vive en Villa Pehuenia, Neuquén. En el Balseiro, eligió estudiar la misma carrera.

“Ya estaba al tanto sobre el Instituto Balseiro desde la secundaria, y como quería una educación de excelencia sabía que quería estudiar en este instituto¨, contó Madile Hjelt. Ante la consulta de cuánto tiempo invirtió en preparar el examen, contó que para poder llegar a los contenidos solicitados debió cursar una materia en el verano. Y que luego le quedó menos de un mes para preparar el examen. Para resolver dudas, consultó el Oráculo, que es la cátedra virtual gratuita de apoyo para preparar el examen.

“Ahora estoy más cerca de casa, mi mamá se puso a llorar de la emoción con la noticia, están muy contentos (…) No sé aún qué esperar de mi carrera pero sé que me está gustando mucho y acabo de empezar mi vida aquí”, expresó. Además, contó que lo que más le atrae es la física teórica, lo más fundamental de la ciencia que busca conocer los secretos de la naturaleza.

Facundo Sheffield Heit, también tiene 20 años y estudiante de la Lic. En Física. Es nacido y criado en la ciudad de Bariloche, egresó del colegio San Esteban e hizo los primeros años de Ingeniería Mecánica en la Universidad Nacional del Comahue, en esta misma ciudad. “Al final de la secundaria, me quedé pensando en las posibilidades de estudiar física y el Balseiro surgió como la mejor posibilidad que tenía”, contó.

“Prácticamente no tuve física en la secundaria. De física, me enseñaron todo en la universidad”, reflexiona ante la consulta de cuál fue su aproximación al campo. “Lo que más me gusta de estudiar en el Balseiro es el campus en general: puedo ir caminando a todas las aulas, siempre están abiertas y tengo todo el tiempo la oportunidad de estudiar. Todavía no conozco los laboratorios, ya iré”, dijo y agregó que la beca es de gran importancia para estudiar en este lugar. Sobre el futuro, aún no sabe qué rama de la física prefiere.

Valentina Stella, de 21 años, es de Resistencia, Chaco. Ingresó al Balseiro para estudiar Ingeniería Nuclear. En la Universidad del Nordeste, hizo los primeros años de Ingeniería Electromecánica antes de mudarse a Bariloche. “A los 15 años, decidí que quería estudiar acá”, dijo. Lo recuerda bien porque a los 15 años estaba entrenando profesionalmente para ser bailarina de ballet y se lesionó. “No pude volver a bailar nunca más. Así que me refugié en las Olimpíadas de Matemáticas, y mi papá me contó sobre la carrera de física nuclear”, recordó la joven.

Cuando estaba terminando la escuela, hizo orientación vocacional y surgió la posibilidad de estudiar Ingeniería Nuclear. De casualidad, se enteró que un amigo de las Olimpíadas de Matemáticas de Chaco estaba estudiando en el Balseiro, y se contactó para consultarle sobre cómo era estudiar en este lugar. “También entré en la página web y vi que había aulas y biblioteca abierta las 24 hs, además de clases personalizadas, así que supe que era el lugar para mí”, agregó Stella. “Una vez que tomás la decisión, ya estás preparando el ingreso”, responde citando a un amigo, ante la consulta de cuándo empezó a estudiar para el examen. Por último, destacó la importancia de las becas para poder estudiar aquí.

En la actualidad, la beca consta de una suma mensual de alrededor de 18.600 pesos argentinos. La misma cubre los gastos de alojamiento, comida y bibliografía. Los estudiantes tienen la opción de vivir dentro del campus del Instituto Balseiro, en el Centro Atómico Bariloche, o alquilar una vivienda en la ciudad.

La agenda de clases tiene un horario matinal, de lunes a viernes de 8.30 a 12.30, con distintas materias. Los ingresantes a las cuatro carreras de grado cursan juntos las materias de Matemática, Laboratorio, Electrónica e Introducción al cómputo. Los estudiantes de Ing. en Telecomunicaciones suman las materias de Teoría de circuitos, mientras que los de Lic en Física, Ing. Mecánica e Ing. Nuclear suman Mecánica racional. Alrededor del mediodía, de 12.30 a 14.30 hs, tienen el cursado de idiomas (inglés, francés o alemán). Y por la tarde, los estudiantes de las cuatro carreras cursan materias de Laboratorio I (de 14.30 a 18.30 o 19.30 dependiendo el día).

Éste es el primer semestre del período lectivo 2019-2020 y finalizará en diciembre. El calendario académico prevé una semana de vacaciones del 30 de septiembre al 4 de octubre. El fin de los cursos será el 29 de noviembre y los exámenes finales se tomarán del 5 al 19 de diciembre. El próximo acto de colación, de las carreras de Licenciatura en Física, Ingeniería en Telecomunicaciones, Maestría en Ciencias Físicas y Maestría en Física Médica, se realizará el 20 de diciembre. Del 27 al 30 de enero de 2020, habrá un período de exámenes complementarios y el 3 de febrero comenzará el segundo semestre.

A partir del 29 de julio, también retomaron las clases los estudiantes de los demás años e iniciaron las clases, los ingresantes de las Maestrías de Ingeniería, Ciencias Físicas y Física Medica. En el Balseiro, los estudiantes cuentan con docentes que son a la vez investigadores o tecnólogos en el Centro Atómico Bariloche (CAB). Además de aprender en las aulas, lo hacen en los diversos laboratorios y grupos de este centro de investigación e innovación ubicado en Bariloche.

Te puede interesar
Últimas noticias