miércoles 27 de octubre de 2021

Retama: el fenómeno amarillo que atenta contra el equilibrio de nuestro ecosistema

Conocé un poco más sobre los arbustos que le dan color a las rutas.

jueves 08 de diciembre de 2016
Sofía Solá
Foto: Patricia Caviglia.

Es propio de Bariloche teñirse de amarillo en la primavera. Las retamas recubren las rutas y tanto turistas como residentes se ven atraídos por su florecimiento.  Son de origen europeo y como toda especie no autóctona genera desequilibrio en nuestro ecosistema.

Un poco de historia

Llegaron a mediados del siglo XIX en manos de inmigrantes que buscaban traer consigo algunos elementos de su cultura que los hagan sentir como en casa.

En un principio se limitaron a los jardines de quienes las habían traído,  pero no tardaron en propagarse a lo largo del territorio barilochense y hoy bordean las rutas de la ciudad.

Hoy en día parece inimaginable el paisaje en primavera sin los arbustos amarillos. Sin embargo su impacto ecológico es inevitable.

Impacto en el ecosistema

Como toda especie introducida genera cambios en la flora y fauna de la región. Su gran volumen, persistencia y combustibilidad son algunas de las características que atentan contra el equilibrio natural del ecosistema.   

Gloria Fernández, agente de conservación del Parque Nacional Nahuel Huapi, explicó a ANB la problemática del caso. “La retama es una especie que genera muchas semillas y éstas son de alta persistencia. Pueden resistir hasta 30 años con la posibilidad de germinación”, señaló.

“Si bien no es una semilla que prefieran los roedores, la retama es un gran refugio para ellos”, expuso Fernández.

Por otro lado estos arbustos de gran densidad voluminosa provocan excesivos sombreados que no permiten el crecimiento de la flora autóctona debajo de ellos.

Además su cualidad leñosa las ubica en un la categoría de especie de “alta combustibilidad”, lo que suscita el aumento en el índice de incendios de la zona. 

Llegaron para quedarse

Según explicó Fernández los arbustos de flores amarillas son casi imposibles de desterrar de la región. La propagación de semillas y su persistencia hacen que esta vegetación inevitablemente sea parte de los paisajes barilochenses en primavera.

Además,  tienen una admirable capacidad de rebrote, por lo que al ser cortadas su crecimiento es inmediato y masivo.  La adaptación de la retama al medio generó su extensión imparable a lo largo de la zona. Ya no hay posibilidades de controlarla.  (ANB)

Te puede interesar
Últimas noticias