sábado 2 de julio de 2022

Congreso

El Senado aprobó el marco regulatorio de producción de cannabis medicinal

Sobre el proyecto, García Larraburu opinó: "nos permitirá diversificar nuestra matriz productiva”.

viernes 16 de julio de 2021
El Senado aprobó el marco regulatorio de producción de cannabis medicinal

El proyecto de ley que establece un marco regulatorio de la cadena de producción, industrialización y comercialización de la planta de cannabis, sus semillas y sus productos derivados para uso industrial y medicinal, incluyendo la investigación científica con vistas a satisfacer el mercado local y generar exportaciones, fue aprobado este jueves en la Cámara de Senadores de la Nación.

La iniciativa, que obtuvo 56 votos a favor y cinco en contra y una abstención, fue girada a la Cámara de Diputados para su revisión, y promete convertir al cannabis en otro commodity de los que exporta la Argentina, tal como ocurre con los granos o la carne.

El marco normativo busca "desbaratar el mercado informal de aceites y otras preparaciones herbarias irregulares que existe en la actualidad y terminará con la proliferación de productos que carecen de cualquier tipo de control respecto de su composición y calidad".

Sobre el tema, la senadora Silvina García Larraburu celebró la aprobación de la media sanción de la Ley: "hoy es un día de alegría y esperanza. A partir de la Ley garantizamos el suministro de los derivados del cannabis a quienes lo necesiten. Estamos creando y regulando un nuevo mercado, y lo hacemos desde un anclaje basado en la Salud Pública".

Agregó: “Río Negro tiene todo para resolver el cultivo e industrialización de la planta. Nuestra tarea consistirá en aceitar el vínculo entre los productores, la Universidad Nacional de Río Negro, la del Comahue, las instituciones del Sistema Científico Nacional radicatas en el territorio, y por supuesto, nuestra joya: INVAP”.

El primer objetivo del proyecto consiste en "establecer un marco legal que autorice, -a través de un fuerte esquema regulatorio-, las etapas de siembra, cultivo, cosecha, producción, almacenamiento, transporte, comercialización, importación, exportación y posesión de semillas de cannabis, de la planta de cannabis, y de sus derivados, con fines de aplicación medicinal, terapéutica, paliativa o de investigación científica".

El segundo objetivo, según se detalla en la iniciativa, "consiste en legalizar los diferentes eslabones productivos y de comercialización del cáñamo o cáñamo industrial y sus subproductos".

Además, se aclara que "si bien el cáñamo no es un estupefaciente en los términos de la ley penal por no generar efectos psicoactivos, resulta necesario regular y controlar la actividad para evitar que en los cultivares de cáñamo se oculten cultivos ilegales de cannabis psicoactivo".

En este contexto, García Larraburu Además, recordó el trabajo colectivo que hace años viene realizando junto a las organizaciones: “Hace varios años acompaño la lucha de las madres que encontraron en el Cannabis Medicinal, una alternativa para tratar las distintas enfermedades o dolencias de sus hijos e hijas. Junto a varias organizaciones trabajamos de manera colectiva en un proyecto que regulaba el autocultivo, la investigación y producción. Y lo hicimos cuando predominaba una visión oscurantista sobre la planta, una política persecutoria y criminalizadora sobre los usuarios y usuarias”.

También insistió en la necesidad de destinar un cupo a los pequeños productores, cooperativas, pymes, e instituciones públicas para producir cannabis medicinal: “Esta Ley empodera a todos estos actores y actrices, lo cual es un gran acierto. Pero si queremos garantizar su protagonismo debemos establecer un cupo específico para ellos en la producción de cannabis psicoactivo de uso medicinal. Porque lo que no podemos permitir es que desembarquen grandes capitales extranjeros, de matriz extractivista, y se lleven la riqueza de nuestro suelo”.

Te puede interesar
Últimas noticias
MÁS VISTAS