¡nuevo! anroca.com.ar
Sábado, 27 de mayo de 2017
Mario Antonio Bevilacqua
Contador Público. Asesor y consultor. Se desempeñó en Ericsson S.A.I.C.F.I., fue administrador del hospital zonal de Bariloche y secretario de Hacienda de esta ciudad. Ver más
Contador Público. Asesor y consultor. Se desempeñó en Ericsson S.A.I.C.F.I., fue administrador del hospital zonal de Bariloche y secretario de Hacienda de esta ciudad.
[email protected]
Ajustarse el cinturón

Ajustarse el cinturón

El ajuste financiero: "La eliminación de las retenciones al campo y a las mineras, fue fundamental para la creación de este bache fiscal descomunal".

En los últimos días el gobierno Nacional envió un claro mensaje a la ciudadanía, la renuncia de la presidenta de Aerolíneas Argentina y del Ministro de Hacienda y Finanzas no surgen de la casualidad,  son un claro indicio de que se inició el camino hacia el ajuste fiscal, hasta ahora se venía amenazando a través de los medios oficialistas de las futuras políticas de ajustes a implementar, pero el reloj político sonó y los hizo despertar del letargo.    

El sector más duro del gobierno (Los halcones) triunfaron y colocaron al frente del Ministerio de Hacienda a un economista - periodista ultra conservador que en sus notas publicadas en el diario La Nación abogaba por bajar los costos de las cargas sociales patronales, la flexibilización laboral, vuelta al paraguas del FMI, mayor apertura importadora y por la eliminación de 1 millón de empleados públicos.

El tiempo empezó a correr, el temor a quedarse sin fondos frescos los hizo entrar en pánico, el potencial efecto Donald Trump de absorción de la liquidez del mercado de capitales hacia EU les hizo adelantar los tiempos, para hacer un fuerte ajuste necesitan imperiosamente de recursos que puedan financiar tal achicamiento de la economía sin afectar considerablemente la situación social.

El déficit fiscal actual está totalmente desbordado y se estima para el próximo año que se duplicará como mínimo, es por ello que necesitan imperiosamente conseguir endeudamiento para financiarlo. Esta política fiscal tarde o temprano nos llevará al caos, pues la Argentina no genera las divisas suficientes para poder pagar sus compromisos externos y al mismo tiempo comienza a ingresar en un círculo vicioso donde cada devaluación de la moneda implica automáticamente un incremento considerado del déficit fiscal, pues al tener una deuda en dólares cada revaluación implica mayor costo a pagar.   

La idea del gobierno es la de mantener el déficit fiscal a los valores actuales ajustado por la inflación, este concepto les será muy difícil de aplicar teniendo en cuenta la proximidades de las elecciones de 2017, donde abrirán el grifo de fondos en la ejecución de las obras públicas que en la actualidad están paralizadas. 

El problema del déficit fiscal se ubica en los ingresos y no en los egresos que se mantuvieron constantes, la eliminación de las retenciones al campo y  a las mineras, fue fundamental para la creación de este bache fiscal descomunal. Es de conocimiento académico que los neoliberales buscan bajar los tributos para liberar el mercado, pero esta situación tan endeble en la posición fiscal pudo haber sido provocada agrede por el Gobierno para justificar los futuros ajustes en la economía.

Privatización del ANSES a partir de la entrega de los fondos de garantía de sustentabilidad (acuerdo con Qatar), arancelamiento en las universidades públicas, nueva ley de contrato de trabajo con una clara orientación a la flexibilización laboral, aumentos en la edad jubilatoria,  incrementos en los valores de las tarifas públicas, privatizar AA e YPF, etc. son algunos de los posibles caminos a seguir del Gobierno para ajustar la economía y supuestamente achicar el déficit fiscal. (ANB)