¡nuevo! anroca.com.ar
Lunes, 21 de agosto de 2017

Versocracia electoralista...

Cuando el “gringo” Soria logró el apoyo de la ciudadanía, no proponía solamente un cambio de gobierno, sino el nacimiento de un nuevo modelo de Estado Provincial.

Tomando el concepto del sociólogo danés Gosta Esping Andersen- que tipifica distintos “regímenes de bienestar”, según el rol que asuma el Estado en su relación con el Mercado y la Sociedad Civil- se puede afirmar que los 28 años del “régimen rionegrino” que pretendían quedar atrás con la victoria de Soria, retornaron en estos tiempos con todo su esplendor por decisión y responsabilidad del Gobernador Weretilenck y sus seguidores, quienes suponen que sus intereses y posicionamientos personales coinciden con el Bien Común de los ciudadanos de esta provincia.

El “régimen rionegrino” funciona con un Estado lento y bobo – y a veces hasta ausente- para atender los problemas de la gente. Esto deriva en que -los que pueden pagarlo- resuelven su necesidades de vivienda , salud y educación (por nombrar algunos derechos) comprándolas como mercancías en el ámbito del Mercado. Simultáneamente se natulariza la existencia de una ciudadanía “de segunda”, con malos servicios estatales para los sectores populares, generando una sociedad dual y profundizando la desigualdad. La restitución de Derechos instrumentada por el gobierno nacional y el esfuerzo de intendentes con capacidad de gestión, sumado al trabajo voluntarista de las organizaciones sociales, atenúan y tal vez evitan que se activen y/o exploten conflictos sociales graves por la inacción provincial.

Acompañando este esquema de funcionamiento, se pone al Estado al servicio del Partido de Gobierno, afilando una batería de estrategias para desplegar en el año electoral. Algunas de estas herramientas son el Clientelismo, la compra de votos distribuyendo recursos durante la campaña; un “relato” mediático que borre de la Agenda Pública las problemáticas incómodas para el gobierno, y muestre que todo anda bien, adobado por una buena campaña publicitaria en los medios de comunicación, más el reparto de cargos y prebendas a diversos actores y sectores que pretenden seguir subsistiendo por medio de la actividad política profesional.

La suspensión de las PASO, el llamado sorpresivo a elecciones, el anuncio de futuras obras ya anunciadas pero no concretadas, y el despliegue de un cotillón de recursos a repartir durante este 2015, ratifican que el único objetivo es ganar la elección preservarse en el poder y que todo siga igual hasta la próxima elección.

Semana a semana hasta el 14 de junio, vamos a ser testigos de una novela que ya vimos, quizás con nuevos capítulos, pero todos similares, como suele pasar en las tiras televisivas pasatistas de la tarde.

Por nombrar algunas “perlitas”que ilustran este paisaje: Da vergüenza que se presente como una buena noticia que haya un supuesto superávit provincial, lo que no hace más que demostrar que si hay múltiples necesidades sociales y carencias; y a la vez hay fondos guardados, existe una manifiesta ineficacia para gestionar las políticas públicas.

En esta línea, no está de más señalar, que este gobierno será recordado como quien más trabajadores en negro precarizó, en la historia de esta Provincia, y tal vez del país.

Simultáneamente el Ministro de Economía anuncia millonarias obras para el futuro de Bariloche, como si recién estuvieran comenzando la gestión gubernamental y no en campaña electoral, subestimando la capacidad de análisis político de los ciudadanos Ante las críticas sobre “la gestión que no fue”, el Gobernador manda al frente a quienes seguramente estarán en las listas sábana-- para que lleven el debate a un nivel mediático, de baja estofa y chabacán, tratando de provocar y cambiar el eje de la cuestión, que es la construcción de una sociedad mejor desde la función pública.

Otra muestra patética de la pobreza de gestión de gobierno que quiere ser revertida con anuncios efectistas , promesas y artilugios electorales, es una crónica que saca un diario de Viedma (Noticias:14/3/2015) : “En el paraje Chipauquil, Weretilneck ayudó a una vecina con su auto “. Algunos creerán que es una broma, pero es cierto, con foto y todo!!. Poco tendrán para mostrar, y poco conocen la dinámica de la Línea Sur los operadores de prensa – donde ayudar a una persona en la ruta es una práctica habitual de cualquiera que las transita- para creer que levantará la intención de voto publicando este acontecimiento en las redes sociales y en los medios periodísticos.

Sobre la obsesión por la “intención de voto” es interesante estar atento sobre lo que suceda en Bariloche en las próximas semanas. Como el partido de gobierno parece que mide muy mal en la ciudad lacustre por carecer de gestión y no tener referentes importantes, es muy probable que busquen algún personaje que “mida bien”- aunque no tenga nada que ver con este gobierno- solamente para intentar revertir la tendencia adversa. Estaremos expectantes y tal vez seremos testigos de quién será el oportunista o la oportunista que se preste a este juego. Desconocen el comportamiento especial del electorado barilochense, y la reacción que pueda tener si se concreta semejante despropósito especulativo, como quien creyera que confeccionar las listas para una elección es algo similar al armado del equipo de la Copa Davis.

Seguramente también se profundizarán los ataques que están teniendo los delfines de Weretilneck – ávidos por sumar puntos para su continuidad – contra quienes tienen una trayectoria de gestión y obras concretadas , como lo son el Senador Pichetto, el Intendente Soria y la Intendenta Maru Martini.

Y finalmente serán las urnas quienes reflejen si el pueblo quiere continuar viviendo en el “régimen rionegrino”, o apuesta a la provincia que soñaba y que “no fue”. Si es así, se activará la “memoria colectiva” como bien expresó hace unos días el senador Pichetto.

Algunos podrán tildar todos estos conceptos y afirmaciones como subjetivas y parciales, argumentando que estas palabras críticas sobre la gestión provincial, pueden ser rebatidas por las palabras y argumentos del sector oficialista.

Al fin y al cabo, todas son “palabras”, y tal vez se reduzca a un problema de “relatos”…

Ante tantas “palabras”y discursos que se escuchen en los próximos 60 días, una buena pista para orientarnos como ciudadanía, puede ser una frase del Apóstol Santiago, en una de sus cartas bíblicas, escrita hace unos 2.000 años: “Muéstrame tu Fe sin tus Obras, y yo por mis Obras te mostraré mi Fe”…